Seleccionar página

Padecimientos como la obesidad, el cáncer y la diabetes, pueden tener como factor de riesgo el consumo de agua extraída de pozos artesanales y profundos, aseveró la profesora investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Patricia Mendoza Lorenzo, al hablar sobre el trabajo de investigación que se realiza para determinar la toxicidad de este líquido consumido por los tabasqueños.

Con el proyecto denominado “Caracterización de hidrocarburos no volátiles en aguas de pozo profundo y evaluación de su viabilidad como aguas sanitariamente tolerables”, la científica de la División Académica de Ciencias Básicas (DACB), externó que en este estudio se abordan posibles factores ambientales como los hidrocarburos, los cuales incrementan la mala calidad del agua del subsuelo de Tabasco.

“En trabajo conjunto con los profesores, Sofía del Rosario Muñoz de la Cruz y Miguel Ángel Vilchis Reyes, se busca profundizar en el posible impacto que puede tener en la salud de los tabasqueños el consumo de este líquido, hasta el momento hemos iniciado un proyecto piloto para caracterizar 15 pozos que surten agua a comunidades de la entidad”, aseveró Mendoza Lorenzo.

La especialista agregó que la finalidad es coadyuvar en la salud de la población, así como contribuir al conocimiento de las características del agua que se consumen en las poblaciones de Tabasco, en especial la extraída de los pozos profundos y artesanales.