Seleccionar página

Por Eugenio Hernández Sasso

Con incertidumbre, reducción presupuestaria del gobierno federal, pérdidas millonarias por inundaciones a finales de 2020 y la amenaza de sequía en el transcurso del presente año enfrentarán campesinos el reto de producir en 2021, señaló Carlos Hernández Reyez, líder de la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos (CNC) en Tabasco.

El ex delegado de Sagarpa precisó que los programas institucionales no favorecen desde el punto de vista presupuestal porque hay una reducción muy importante que tiene un impacto en el sector agroalimentario de México y particularmente en Tabasco.

Consideró que las inundaciones y las sequías son fenómenos muy particulares del estado. “Hay períodos de estiaje muy prolongados e inundaciones muy fuertes”.

El campo, agregó, no solo es afectado en la parte productiva sino también en salud pública y educación, pues no todos los campesinos tienen médicos y medicinas en sus comunidades ni sus hijos cuentan con acceso a Internet para estudiar en línea.

Sin embargo, los productores tabasqueños han enfrentado las circunstancias climáticas y presupuestales con entereza y no han parado de producir, “aunque obviamente están muy impactados porque no tienen apoyo para acceder a maquinaria agrícola, fertilizantes e insumos para cultivos tradicionales como el maíz”, comentó.

Hernández Reyez afirmó que el programa “Sembrando vida” no resuelve la situación económica de los productores, porque lo que actualmente siembran no les ofrece un flujo de efectivo inmeidato para solventar el impacto de siniestrabilidad, pues ya no cuentan seguro catastrófico, por ejemplo.

Subrayó que hay mucha incertidumbre en el campo para el año 2021, desde el punto de vista productivo y económico, porque los productores están esperanzados a tener un incentivo cuando las condiciones climáticas atenten contra la producción y productividad de los cultivos.

Dijo que tradicionalmente se siembran 80 mil hectáreas de maíz en el estado y ahora no se pudo hacer nada por el siniestro total que causaron las inundaciones registradas a finales de 2020.

En la ganadería el impacto está en varios sentidos, explicó, pues se pierde la pastura, los semovientes reducen su peso, se tiene que movilizar el ganado a zonas altas cuando se inunda el estado y se mueren miles de animales por ese mismo motivo.