Seleccionar página

• Jorge Mier y Terán Suárez, descartó que el río Grijalva vaya a desbordar por el malecón Carlos A. Madrazo; recordó que se tomó la determinación de cerrar el paso vehicular como medida preventiva

Con respecto al pronóstico del tiempo para los siguientes días, el coordinador general del Instituto de Protección Civil del Estado de Tabasco (IPCET), Jorge Mier y Terán Suárez, indicó que hoy, mañana y el viernes se tendrán lluvias de muy fuertes a puntuales superiores, principalmente en la zona de La Sierra, que complicarán aún más la contingencia, porque ya se tenían comunidades afectadas en Teapa y Jalapa, que empezaban a recuperarse.

Dijo que los escurrimientos que se tendrán en los ríos de La Sierra, podrán llegar a Villahermosa y a otros puntos del estado. Y añadió que las lluvias también se presentarán en la zona de Los Ríos, que se había mantenido a salvo en estos días, pero ahora registrarán importantes precipitaciones, derivadas de la tormenta “Eta”.

Continúan afectaciones

En entrevista radiofónica, el coordinador del IPCET señaló que en el caso del municipio de Centro, el río Mezcalapa empezó a desbordar por el puente Pedrero con un tirante de 40 centímetros, que se mantenía hasta la madrugada de este martes.

Mier y Terán Suárez descartó que el río Grijalva vaya a desbordar por el malecón Carlos A. Madrazo, porque el nivel no ha llegado al bordo, por lo que recordó que desde el pasado martes, se tomó la determinación de cerrar el paso vehicular en el malecón como medida preventiva.

Informó que también se tomó la determinación de colocar costaleras en el perímetro de la laguna El Negro para evitar que el agua salga de control. “Sé que se alarmó un poco la gente, pero lo hicieron de manera preventiva el Gobierno del Estado, la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento (CEAS) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua)”, apuntó.

El funcionario aprovechó la oportunidad para explicar que ya se abrió el paso vehicular sobre la carretera Villahermosa-Teapa, que se había cerrado temporalmente por los vados que se estaban dando, y aunque continúa lloviendo de manera ligera, se determinó abrir el paso a los automotores.

Jorge Mier y Terán explicó que en esa región de Teapa, algunas comunidades se han visto afectadas por las lluvias y los escurrimientos, pero principalmente la ranchería Manuel Buelta y Rayón, que prácticamente está bajo el agua. Detalló que ya se tiene una bomba trabajando en el lugar, aunque se requieren más equipos para hacerlo más rápido.

“Ayer hablé con la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez Alzúa, y me preguntó qué era lo que necesitábamos para salir más rápido de la contingencia, y le dije que requeríamos urgentemente de más bombas, porque no nos estamos dando abasto. Le insistí que necesitamos muchas bombas”, puntualizó.

Mier y Terán reconoció que cuando se creía que ya había pasado lo más difícil en el municipio de Centro, ahora se recibe el agua que viene de la sierra, por lo que todavía se mantendrán algunas dificultades en determinado número de colonias durante dos o tres días más.

Mencionó que en el caso particular de Villahermosa, hay colonias en las que no se puede trabajar con bombas, porque no hay lugares para desalojar el agua, y simplemente, admitió, hay que esperar para que el agua se filtre de manera natural. “No podemos tirar el agua en cualquier lugar, porque estaríamos afectando a otras colonias o comunidades”, expresó.

Al informar que comunidades de La Chontalpa ya empiezan a tener afectaciones debido al incremento del desfogue de la presa Peñitas, el funcionario estatal se pronunció porque el Comité Nacional de Grandes Presas disminuya la extracción en esa hidroeléctrica, ya que no se han presentado lluvias fuertes en la región del Alto Grijalva en las últimas horas.

Explicó que debido al incremento del río Samaria, provocado por el desfogue de Peñitas, el agua empezó a inundar terrenos de cultivo y de pastoreo, sin alcanzar zonas habitacionales de la región. Finalmente señaló que ganaderos ya empezaron a mover sus animales a lugares secos, con el consecuente pago económico, porque deben hacerlo para proceder a trasladarlos sitios seguros.