Seleccionar página

El gobernador Adán Augusto López Hernández informó que muchas comunidades de Centro y la zona conurbada de Villahermosa, Tabasco, permanecerán todavía varios días en el agua por el desfogue de la presa Peñitas.

Subrayó que se debe invertir en obras de infraestructura hidráulica que ayuden a disminuir los efectos de las lluvias y el desalojo de agua de las presas.

Afirmó que Tabasco es una meseta susceptible de inundaciones, pero la situación se agrava por el mal manejo de las presas y, en el caso de los desfogues de Peñitas, recalcó que mantiene a los tabasqueños en psicosis, por el temor de perder el patrimonio de toda su vida.

López Hernández pidió que la CFE actúe con responsabilidad y deje de priorizar la generación de energía eléctrica para la península de Yucatán, por encima de los derechos de los tabasqueños.

Defenderá con todo, dijo, los derechos de los tabasqueños y pidió a Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), mayor sensibilidad con Tabasco.

El mandatario consideró que con Tabasco siempre ha habido mucha insensibilidad por parte de la CFE y aseguró que no se cansará de insistir que las tarifas eléctricas de verano e invierno se homologuen.

Aseguró que por la vía jurídica defenderá a los tabasqueños que han sido afectados por el mal manejo de las presas, a de que se realicen las indemnizaciones correspondientes.