Seleccionar página

✓ El libro denominado “Ganadería bovina en Tabasco”, detalla algunas teorías de por qué casi se extingue esta actividad primaria en la entidad.

Una de las razones que propició la quiebra de la Unión Ganadera Regional de Tabasco, fue la falta de competitividad para los desafíos de los mercados globales, no estuvo preparada para estar a la par de las grandes corporaciones y monopolios de la carne, las cuales actualmente cotizan en la bolsa de valores de Chicago, destacó el profesor investigador de la Universidad Juárez de Tabasco (UJAT), Pablo Marín Olán.

Al hablar del libro “Ganadería bovina en Tabasco”, el catedrático de la División Académica de Educación y Artes (DAEA) señaló que, otra de las teorías para el declive de esta agrupación cooperativista de la entidad, fue la asociación del precio de la carne al de los granos, debido a que la sociedad se vio inmersa en el consumo de “cortes” y el marmoleo de la carne, y para lograr esta calidad y textura, las grandes empresas alimentan al ganado en corrales de engorda intensivos con granos.

“Si bien la corrupción al interior de la Cooperativa de Tabasco también influyó para la ruina de la ganadería local, la modernidad en este rubro está asociada al consumo de grano; la carne es oscilante, porque el precio de los granos es oscilante”, puntualizó Marín Olán, al remarcar que esta actividad ya no se puede limitar a una región, sino debe visualizarse en el contexto internacional, ante la creciente demanda de alimentos.

El profesor investigador indicó que, en este libro a publicarse en el mes de septiembre del presente año, también se aborda el tema de la importación y de cómo las fronteras entre países se han flexibilizado de acuerdo a las necesidades de las grandes corporaciones, “si el mercado tiene una demanda de carne global muy fuerte, las fronteras del sur de México se volverán elásticas y se importará ganado centroamericano para cubrirlas”, remarcó.

Al cuestionarse sobre ¿cómo se perdió el rumbo de la ganadería en Tabasco?, el profesor de la DAEA aseveró que, dentro del trabajo de investigación, realizó estudios de diversas cortezas de árboles en instituciones de Durango y Arizona, con el fin de determinar la época exacta del auge ganadero en Tabasco, por lo que invitó a la comunidad universitaria y público en general, a consultar este libro donde encontrarán información extensa y detallada.

“La política agropecuaria puede ser flexible y relajada para los monopolios y muy estricta con los medianos y pequeños productores, estas inconsistencias en los mercados globales definitivamente afectarán la economía de los tabasqueños”, concluyó.