Seleccionar página

René Alberto López

La discrepancia que hubo entre el mandatario estatal y el director de Pemex, que hizo pública el gobernador Adán Augusto López Hernández, cuando dijo que no iba a permitir que la empresa “sobajara al gobierno del estado”, supuestamente a esa herida ya le untaron mertiolate.
Pero en el “primer-tercer” informe de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, los políticos chocos coincidieron, allá en el patio central de Palacio Nacional.
Ahí se saludaron, medio platicaron y, de inmediato los voceros del régimen choco, salieron a tocar las trompetas para anunciar que ya había paz entre los hombres cercarnos al Presidente.
Sin embargo, un colaborador de Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, reviró a este reportero, con amplia sonrisa socarrona, al momento de abordar que Adán Augusto y Octavio habían “fumado la pipa de la paz”.
Me dijo frente a una aromática taza de café: “Si viste la foto, fíjate bien en la cara de Octavio”, y ahí tienes la respuesta de lo que preguntas. Así, más tarde, en casa volví a revisar la foto en cuestión y, en efecto, el rostro, la mirada del funcionario petrolero no era precisamente la de una invitación a la fraternidad.
Y es que, la verdad, la verdad, Octavio Romero y Adán Augusto son amigos de mentira, y adversarios de verdad, y, esa diferencia quizá camine oculta en los próximos meses, pues pasa por el tema de la relación institucional que ambos deben respetar.
Pero en el fondo, son auténticos adversarios en esa soterrada lucha por el poder en Tabasco, la cual se agudizará conforme se acerquen los tiempos electorales rumbo al 2024.
Como se sabe en Tabasco y sus alrededores, los dos políticos tienen interés por seguir conservando sus canonjías dentro de la Cuarta Transformación, y ambos cuentan con la amistad del Presidente. El tema es que pertenecen a distintos establos y, ahí está del detalle.
Adán Augusto encabeza su propio grupo, en éste equipo resalta su preferencia por José Antonio de la Vega Asmitia, secretario para el Desarrollo Energético en su gabinete. Su añeja amistad lo perfila como el proyecto de Adán para la gubernatura en el 2024. Y es un secreto a voces.
Pero en la otra esquina juegan de la mano Octavio Romero y Javier May Rodríguez, subsecretario de Bienestar. Uno de ellos buscará la nominación. Los dos vienen con López Obrador desde los tiempos en que el de Macuspana ocupó el gobierno del entonces Distrito Federal.
Así, de manera natural, en automático son dos grupos que llegarán con fuerza en la disputa por la Quinta Grijalva. Por eso, asoman ya los celos políticos, que irán acrecentándose conforme los meses corran.
Anote entonces que la relación entre el gobernador de Tabasco y el director de Pemex, por temas institucionales tienen que guardar las formas, como debe ser, pero en el fondo son amigos solo de saliva y adversarios de verdad.
Ahí se las dejo…
La botica
1.- El 5 y 6 de septiembre se realizará en Villahermosa la reunión de Coordinadoras y Coordinadores Estatales de la RedPEA de la Unesco de la Región Sur Sureste de México.
En dicho encuentro se abordará el tema: Empoderando a la Mujer y la Niña con Educación para la Ciudadanía Mundial. Se trata de dos eventos del Cuarto Comité Regional de la Conalmex-Unesco, cuyo director es el tabasqueño Luis Andrés Pampillón Ponce. El primero de ellos se realizará en el hotel Plaza Olmeca a partir de las 13 horas. El segundo en el Centro Cultural de Villahermosa, el viernes 6 de septiembre comenzando a las 10 de la mañana.
2.- El tabasqueño Erubiel Alonso Que fue nombrado delegado del PRI en el estado de Baja California, cargo que le asignó el dirigente nacional Alejandro Moreno Cárdenas. Durante la campaña interna del tricolor destacó en Tabasco la prudencia, profesionalismo y activismo político, sin aspavientos, del balancanense. Además, su lealtad al proyecto del campechano no es nueva.