Seleccionar página

René Alberto López

Las condiciones se están dando para llevar ante la justicia al ex gobernador Arturo Núñez Jiménez y, colaboradores involucrados en el presumible saqueo a las finanzas del gobierno de Tabasco.

De lado del poder Ejecutivo, el gobernador Adán Augusto López Hernández ya advirtió con todas sus letras que “no hay línea ni protección” para quienes cometieron actos de corrupción o malversaron recursos.

El diputado del PRI, Nicolás Bellizia, aseguró que la bancada del PRI votará en contra de la cuenta pública del ex mandatario estatal.

Odette Carolina Lastra García, coordinadora de la bancada del PVEM, afirmó por su parte que “nosotros vamos a votar en contra de la cuenta de Núñez, independientemente de otras cuentas que están en revisión”.

El legislador independiente José Manuel Sepúlveda del Valle, también ha manifestado que su voto será en contra de la administración apodada del “cambio verdadero”.

Es cierto, son bancadas con pocos diputados, pero todo suma en la lucha por la justicia para Tabasco. Así, anote ya ocho votos seguros en contra de Núñez Jiménez. Cinco del PRI, dos del PVEM y un independiente. Con los seis votos del PRD no cuenta el pueblo tabasqueño, porque son “zorros del mismo piñal”. Esto es, tapaderas de Núñez.

Por si con esto no bastara, el viernes pasado Alejandro Álvarez González, titular en Tabasco del OSFE, en un informe técnico que le entregó a las comisiones de Hacienda del Congreso estatal, dejó constancia de más de tres mil 500 millones de pesos que no le cuadran al gobierno de Núñez. Y, señaló entonces que hay elementos para llevar al banquillo al ex mandatario estatal.

Ahí no para la cosa. Me dicen que para la fecha en que se estarán revisando las cuentas de Núñez, habrá protestas de afectados por ese gobierno frente al Congreso del estado.

Si leemos bien, habremos notado que el destino de la cuenta pública de ese fallido gobierno, estará en manos de los 21 diputados de Morena, que se sumarían a los otros ocho de las otras fracciones. Así, Núñez no tiene salida, ni para donde hacerse.

Ni el Presidente, su cuate, podrá salvarlo, porque allá en las alturas, en su “tercer, primer” informe de gobierno, vendió al pueblo de México que su administración será recordada por “combatir la corrupción y la impunidad”.

Por eso, los legisladores morenistas, cuando califiquen las cuentas de 2018 en el Congreso del estado, estarán ante los ojos de todo México, por ser la tierra del mandatario federal y, no pocos querrán saber si se aplica igual la justicia en su tierra o hay tapadera. Así, ellos sabrán si juntos hacen historia, o bien, si traicionan a Tabasco.