Seleccionar página

René Alberto López

La mentira institucional se está volviendo un deporte nacional en el nuevo régimen de la auto llamada cuarta transformación.

Manipulación tras manipulación, por eso hoy más que nunca el pueblo íntegro de este país necesita de la prensa independiente, que no sólo debe estar atajando las sistemáticas campañas de calumnias gubernamentales en contra de periodistas críticos, sino que además debe estar atenta, muy alerta para combatir y destruir las mentiras de un gobierno que se regodea en el océano de la farsa y la inmundicia.

Lo que hoy vive México en el tema de las políticas públicas, desde el inicio de esta administración, mentes lúcidas tuvieron el olfato de anticipar los problemas a los que se enfrentaría el gobierno, cuyos resultados terminarían por agraviar a la sociedad mexicana en su conjunto.

En el restaurante del Hotel Quinta Real, un profesional en manejo de números con larga experiencia en la administración pública en el área financiera, además de tener conocimientos en economía, advirtió a este columnista que los programas sociales que estaba impulsando el gobierno, lo llevarían al fracaso.

¿Por qué?, pregunté intrigado: “Mira, dijo, mientras daba un sorbo a su taza de café: no hay dinero que alcance para regalarlo, sin que ese dinero produzca. En dos años pueden comenzar a tener escases de recursos, van a principiar a jalar de otras áreas, y pretenderán desaparecer programas o endeudar al país.

“Y en los últimos dos años el problema se les agudizará y aunque le recorten el presupuesto a los gobiernos de los estados no alcanzará y entonces disminuirán el reparto de la ayuda o cancelarán sus programas, como le pasó a Andrés Granier con el 70 y más. Al final el pueblo se les echará encima, porque mientras le das a la gente, están contigo, pero si dejas de darles, hasta la madre te mientan”.

Casi al mediodía abandonamos el lugar, me despedí, pero apenas abordé un taxi, comencé a anotar los datos en mi libreta, como acostumbro, y por eso al checar hoy esos apuntes, puedo consignar casi exactas las palabras del funcionario de gobierno. Hasta aquí esa historia.

Y con el tema de la desaparición de 109 Fideicomisos que logró el gobierno con el apoyo de la mayoría de diputados al servicio del presidente López Obrador, aquellas sabias palabras llegaron como un fax.

En efecto, este gobierno “lúcido” y “democrático” le dio el tiro de gracia a la cultura, al deporte a la ciencia, y al Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), así como a los fondos para Proteger a Periodistas y Defensores de Derechos Humanos, y pone en riesgo miles de vidas. Una verdadera locura.

Con la drástica medida los diputados del presidente desmantelaron fondo para tratar cáncer y la acción afecta al cine, al arte.

El argumento falaz fue la misma cantaleta de siempre: evitar actos de corrupción, como si los funcionarios del nuevo gobierno fueran unas blancas palomas. Baste recordar los robos en el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado. Tremendos angelitos. Y ya no hablemos de los Bartlett y de la Secretaria de la Función Pública, dados a conocer en la prensa nacional.

La verdad, la verdad, la ambición desde Palacio Nacional terminará por hundir a este régimen. Se muestran insaciables por manejar desde ahí el dinero, la plata. Sí, cheque el dato, con la desaparición de los 109 fideicomisos, que suman 68 mil 478 millones de pesos, todo ese dinero se concentrará en la Secretaría de Hacienda, pero Hacienda se maneja desde el Palacio Nacional, como en los tiempos de Luis Echeverría.

Al parecer la consigna sería: si permitimos la corrupción, esa la manejaremos desde Palacio Nacional, pero nadie más meterá mano al dinero.

Pensemos que en realidad es un gobierno honesto, démosle un voto de confianza, sin embargo no podemos descartar entonces que ese dinero pretendan usarlo en los programas sociales, que en realidad son una estrategia electoral. Pero esa práctica de comprar votos, aprovechando la miseria del pueblo, también es corrupción. De todos modos Juan te llamas.

Y bien. Sólo un gobierno inconsciente, con mentalidad impulsiva y ambiciosa, se atreve a tanto. Sus pobres argumentos para despojar de los Fideicomiso a millones de mexicanos, son un insulto a la inteligencia del pueblo de México.

La última mentirita oficial y nos vamos…

El 3 de junio de 2019 el presidente López Obrador declaró en su conferencia matutina: “Se acabó el turismo académico”, tras mencionar que tenía 300 solicitudes de funcionarios, incluidos científicos mexicanos, para salir al exterior. Y mencionó ese día: Que sólo se autorizarían los más indispensables, que no vayan a hacer turismo político, que no vayan a pasear a costilla del erario”, y agregó que “ahora se pueden hacer las cosas por internet”. Nota de El Universal 03/06/2019.

Como decía el finado Mauro El Bigote, en el pueblón de Cárdenas, cuando se enteraba de algo insólito: “Para servirte Chepe”. Y es que el buen juez debe empezar por casa. Ya es mucha la desfachatez.

Ahí se las dejo.