Seleccionar página

René Alberto López

Los encaretados de opositores serán descubiertos más temprano que tarde en las próximas campañas electorales, pues por sus discursos los conoceréis.

Lo más despreciable en ciertos políticos son sus falsas posturas de demócratas, sobre todo en los opositores de bisutería que en cada elección negocian con los gobiernos en el poder por sus ambiciones desenfrenadas.

Aunque con sus marrullerías logran engarzar a muchos electores ingenuos, con el paso del tiempo, al menos en Tabasco, un buen número de votantes se ha vuelto avispado y logra detectar a los opositores farsantes.

Mas “en la forma de agarrar el taco, se conoce al que es tragón”, y hay que estar muy despiertos en las campañas que realizarán entre abril y junio los partidos PAN, PRI y PRD para desenmascarar al o los partidos que negociaron con el gobierno de Morena y, castigarlos en las urnas en la jornada electoral.

Así, habrá que estar muy atentos a los movimientos, discursos en campañas y a cualquier aspecto de los que mandan en el PRI, PRD Y PAN, particularmente, a fin de evidenciar al presunto opositor que “reventó” la alianza de los tres partidos de oposición, pues sólo se concretó la del PRI y PAN, en el terreno local, que es igual a cero.

La vox populi enlista a varios sospechosos, entre ellos a Juan Manuel Fócil, Darvin González Ballina y Francisco Cabrera, por la esquina del PRD. Así como a Dagoberto Lara Sedas y Alejandro Moreno Cárdenas, en el extremo priísta, y a Pedro Hidalgo Cáceres del PAN.

No pocos tabasqueños divulgan de boca en boca que hubo una negociación soterrada con los enviados del gobernador Adán Augusto a fin de frenar que los partidos PAN, PRD y PRI, fueran en coalición en las elecciones de 2021.

Pronto se sabrá, pues aunque duela, el tabasqueño se distingue por ser muy comunicativo. En mi pueblo les llaman “chismosos”, y no tarda en salir a la luz pública la verdad que limpie los nombres de los que no están embarrados en sucias maniobras.

La mejor vereda para conocer los acuerdos tras bambalinas se da en las campañas. Recordará el lector que en las elecciones de 2018, a pesar del desastroso gobierno del innoble Arturo Núñez Jiménez, el entonces candidato de Morena, Adán Augusto, no lo tocó ni con el pétalo de una rosa.

Jamás se le escuchó un cuestionamiento duro al peor gobierno en la historia de Tabasco, y, precisamente, ahí comenzó la suspicacia del pueblo choco de que había gato encerrado entre el gobernador del PRD, con el mando de Morena en las alturas.

Ese estigma aún pesa sobre los humanidad del actual gobernador Adán Augusto, y el pueblo avispado involucra al presidente López Obrador, y desde luego a Núñez Jiménez, el villano de la película.

Por eso, un amplio sector de la población está esperando, con el deseo de justicia, el resultado de las investigaciones y el fallo de las autoridades judiciales sobre el caso del gobierno de Arturo Núñez y el deterioro millonario al erario.

Con ese tema se despejarán incertidumbres y saldrá a la luz de México, si el régimen de López Obrador realmente aplica la ley y va en serio en el cacareado “acabar con la impunidad”, o la justicia y cárcel sólo se aplica a sus enemigos, es de diente para afuera, mientras que a sus amigos, y, en el caso que nos ocupa, presunto socios en operaciones electorales, el “perdón y olvido”. Fuera máscara.

Ahí se las dejo.