Seleccionar página

René Alberto López

Si algo ha mostrado al mundo Estados Unidos  es su elevada ineficacia para enfrentar la contingencia en esa nación y se ha convertido, junto con Brasil, los que han acumulado el mayor número de contagios, superando los dos millones de casos.

Casualmente son dos de los Jefes de Estados que desde un principio rehusaron colocarse el cubrebocas. Es cierto, en los recientes días Jair Bolsonaro apareció en público con la protección, pero fue de manera obligatoria, pues un juez le ordenó  obedecer las normas locales. Y es que en Brasil, es una realidad la división de poderes.

Iniciamos esta columna hablando de Estados Unidos porque ayer el titular de la nota principal del diario La Jornada, da pie para recoger aquella frase de que si ves al vecino cortar sus barbas,  debes remojar las tuyas en una palangana con agua.  O aquella de “vete en ese espejo”:

“Rebrota el Covid en EU; registra 40 mil 588 contagios en un día”, dice la cabeza. Y uno de sus bajantes consigna: Oleada de infecciones en Florida y Arizona; relajaron disciplina.

Además, publica igual la declaración de Hugo López Gatell:

“Riesgo de repunte de la pandemia con la reactivación, acepta LG.

Precisamente en la columna hermana, “Paseo Dominical”,  escribimos: “el gobierno sigue sembrando la percepción de una nueva normalidad y se han relajado”, por supuesto, me referí a las autoridades de Tabasco.

Porque esa situación de aparentar que ya todo pasó se ve en la mayoría de los estados de la República, claro, con sus excepciones.

Sin pretender caer en el egoísmo, pero a los que vivimos en Tabasco nos interesa particularmente lo que acontece en esta tierra de más de 2 millones de habitantes, en el tema de la emergencia sanitaria.  

Por cierto, esa frase de que “el gobierno de Tabasco ya se relajó”, no es un sentimiento únicamente del autor de esta columna, lo observamos en redes sociales y hemos recibido un sinfín de comentarios en el que textualmente nos dicen  lectores en sus mensajes:

“Estos cabrones del gobierno  dejaron la pandemia al garete”. Otro dijo: “Les valió madre, primero el dinero”. Uno más apuntó: “Qué irresponsabilidad del gobernador”.  

Pero son muchos los reclamos,  aunque no pocos llevan su aderezo de insultos a la tabasqueña. Más fuertes de los que consignamos arriba.

Entre esos lectores, varios solicitaron que a través de esta columna se les pida “a las autoridades de Tabasco que se apliquen. El problema de contagios en el estado no pasa”, y urgen al gobierno estatal “medidas efectivas para cortar los contagios”.

Y bien, de este modo les cumplo a las personas que pidieron transcribir aquí el mensaje, pero primero falta que llegue mi columna a los funcionarios. Segundo, que me lean y, tercero que atiendan la petición. Pero la solicitud se ha cumplido.

Por cierto, les sugerí a esos lectores que enviarán una carta al programa de radio Telerreportaje, porque hoy “es el medio de comunicación del sexenio” y al único que el gobernador Adán Augusto atiende.  No dejen de hacerlo.    

Ahora bien, es irrefutable  que en el estado de Tabasco, de acuerdo a las cifras que proporciona la Secretaría de Salud, el número de fallecidos ha bajado considerablemente, pero los contagios no paran.  

Eso lo puede checar en cualquiera momento el lector, en los datos que  tiene  a mano. Porque quiero pensar que están archivando los reportes diarios. Si no lo hace, comience con esta práctica, para que después que no le digan que no le cuenten. 

Así, revisemos los números oficiales de los últimos cinco días, claro, me refiero al estado de Tabasco.

Del miércoles 24 de junio al 25 se registraron en nuestro  estado 1,265  nuevos casos positivos. En el mismo lapso ocurrieron 91 fallecidos. En el número decesos es notable, significativo.

Sin embargo, veamos que el número de hospitalizados está creciendo alarmantemente. El reporte del domingo por la tarde menciona 481 personas hospitalizadas, y en el mes de mayo, cuando supuestamente era el pico de los contagios, los internados no llegaban a 300 pacientes.

El caso es que, aunque el gobierno estatal se desentienda de los protocolos sanitarios, la gente debe aplicarse, tomar todas las medidas de prevención, porque en Tabasco, la pandemia “pasará, hasta que pase”.   

Ahí se las dejo…