Seleccionar página

Javier Marín Hernández

Justo el pasado lunes, en un encuentro formal fue cuestionado uno de los funcionarios claves en la construcción de lo que será la Refinería de Dos Bocas, sobre la tasa de accidentes que podrían haberse presentado desde que inició su desarrollo y los riesgos implícitos en la evolución de la misma.
La respuesta del funcionario fue en el sentido de que el riesgo era mínimo, nada que lamentar, incluso solo se tenía el reporte oficial de un trabajador fallecido durante todo este tiempo, pero ese desafortunado incidente se había registrado afuera del complejo.
El técnico que realizó el cuestionamiento fue más allá e insistió que en sus cálculos –por el tamaño de esa obra- en maniobras de grúas podrían llegar a presentarse no menos de 10 accidentes, algunos de ellos con saldo mortal, no obstante, el servidor público federal, dijo que a pesar de la movilización de más de un centenar de grúas en los trabajos de la refinería estas se encontraban operando con todas las normas y medidas de seguridad.
La explicación del experto civil se concentró en los aspectos técnicos, es decir la calibración de las grúas, las manos, indicación a la vista del peso y un mantenimiento frecuente, aunque algunos organismos como el Instituto Nacional Americano de Normalización –recomienda que ese mantenimiento debe ser diario para los equipos en operación- esas precisiones fueron realizadas en función de los imponderables que siempre se presentan en obras de gran infraestructura y que muchas veces se consideran parte de procesos normales.
Y… el accidente en el Distribuidor vial
La mañana de este jueves una grúa de las que se emplean para la construcción del Distribuidor Vial de Avenida Universidad colapsó y al caer de manera abrupta impactó cuatro automóviles con un saldo de 4 personas lesionadas, tres de ellos civiles y el operador de la unidad mismos que se reportan estables.
Las tres compañías involucradas en el accidente asumieron su responsabilidad y las consecuencias que de ello resulten, no obstante, lo importante ahora es que se tomen las medidas necesarias para que eso no vuelva a ocurrir y menos donde se vean involucradas vidas humanas.
Quizá habría que replantear ahora, la conveniencia de que se continúe permitiendo la circulación vehicular, basta recordar, la construcción del libramiento de Villahermosa-Cárdenas o el de la Pigua que duraron años con cierres a la circulación que comenzaron de forma parcial y terminaron con restricciones totales, afectando comercios y el tráfico cotidiano.
En esas obras también se registraron incidentes, pero, solo afectaron a los trabajadores y equipos de esas empresas y no a civiles en circulación.
Si bien el hecho ocurrido en el naciente distribuidor vial no pasó a mayores, deben de discutirse ampliamente los protocolos de operación de las empresas constructoras y reevaluar sus procesos de mantenimiento, auditoria de sus técnicos especializados y en la parte gubernamental, aunque se afecte la movilidad, la viabilidad de mantener el mismo esquema o modificarlo con la finalidad de minimizar riesgos a futuro.
Es importante la movilidad, pero no por encima de la seguridad de las personas.
CONTORNO

La disputa y el trasfondo por MORENA

La diputada local de MORENA Ena Margarita Bolio Ibarra arremetió contra el dirigente estatal de ese instituto político, Pedro Hernández Jiménez porque según su afirmación, este no tiene como comprobar su representación y solo está confundiendo a la militancia con lo que se pone en riesgo la viabilidad del partido.
Bolio Ibarra, sostiene, por el contrario que Jesusita López Garcés, es quien realmente acredita legalmente la representación de MORENA.
Sin embargo, lo que realmente importa es quienes están detrás de la disputa por ese partido, en algunas tribus de África los hombres solían mandar al frente de sus ejércitos a mujeres y niños, lo que implicaba un reto para sus rivales, es decir, disparar, enfrentarlas o no, durante mucho tiempo funcionó y los rivales perdieron muchas batallas.
En el caso de esta disputa en particular, vale el cuestionamiento ¿es una lucha de mujeres reclamando legítimamente sus espacios o de otra índole?
javiermarinhdez@hotmail.com