Seleccionar página

JORGE NÚÑEZ
Twitter: @jorgenunez63

La Suprema Corte de Justicia de la Nación, SCJN, ha fallado a favor de la toma de nota que avala el nombramiento de Mario Ross García como nuevo secretario del Sindicato Nacional de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, STPRM. Ahora siguen otros procedimientos de ley para que el tabasqueño pueda tomar posesión del cargo, si todo marcha con normalidad, en el mes de septiembre.

De esta forma se pondrá fin oficial al cacicazgo que durante 26 años ejerció el tristemente célebre Carlos Romero Deschamps. El relevo interino del tamaulipeco de 76 años de edad, Manuel Limón Hernández, actual diputado federal priista y tesorero de Deschamps durante el periodo 2007-2018, se encargó de boicotear el nombramiento legal de Ross pero al final fracasó en su intento.

Líder de la democratización del STPRM, Mario Rubicel Ross García se dice satisfecho con la resolución del Poder Judicial que obliga a la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, a darle el reconocimiento oficial. El 18 de diciembre de 2019 logró el amparo en contra de la negativa de la STPS a darle la toma de nota. La solicitó luego del resultado de la asamblea nacional extraordinaria del Sindicato, en diciembre de 2018, en que 32 de las 36 secciones destituyeron a Deschamps y lo eligieron a él como nuevo secretario general.

Ahora que el Poder Judicial de la Federación ha fallado a su favor ya no hay obstáculos. Además de la resolución del Poder Judicial, la legalidad de su elección está avalada por un exhorto del Senado de la República, publicado en la Gaceta Parlamentaria del 29 de mayo de 2019, donde se pide a María Luisa Alcalde entregar la toma de nota. El exhorto fue firmado por el entonces presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres Guadarrama.

No encabeza una lucha en solitario. Tiene el apoyo de las 36 secciones del país que cuentan con más de 95 mil petroleros. Igual ha concitado el respaldo de diputados y senadores de Morena y, lo más importante, ha tenido la simpatía del presidente Obrador, con quien libró mil batallas en la lucha contra la corrupción sindical petrolera.

El camino de Ross ha sido tormentoso. En 2011 fue encarcelado en una campaña del movimiento disidente llamado ‘Coalición Petrolera Independiente’ cuando iban a elegir nuevo dirigente del STPRM. Por consigna de Carlos Romero Deschamps lo secuestraron y terminó en prisión. Después de quedar libre continúo su lucha para democratizar el Sindicato Petrolero, en donde advirtió que se daría el Pemexgate. Fue juzgado tres veces por el mismo delito y después de varios meses salió libre tras comprobarse las falsas imputaciones. Tampoco hay que olvidar el secuestro de su hijo Mario Ross May, quien hasta hoy no ha sido localizado.

¿Qué planes tiene una vez investido como nuevo líder nacional de los petroleros? Ha hablado de rehabilitar dos mil pozos petroleros maduros que fueron taponeados de forma perversa el sexenio pasado, para justificar la baja producción de hidrocarburos. También combatirá el “huachicoleo” y ordenará auditorías internacionales para conocer el manejo que Carlos Romero Deschamps dio a las finanzas sindicales, porque calcula que amasó una fortuna de más de 100 mil millones de dólares. Otro que está en capilla es el líder de la sección 44, José del Pilar Córdova Hernández, a quien se ha señalado de graves anomalías en su gestión de ocho años.

Ross promete darle solidez y solvencia al STPRM y hacer un Pemex en potencia. Por ahora, el Poder Judicial le ha dado alas en su aspiración a dirigir a los petroleros del país.