Seleccionar página

(Redacción)

“La biblioteca escolar se conjuga en pasado, presente y futuro. En singular y plural: es necesario que sean múltiples en su tipología, en su manera de ser. Bajo un mismo termino se esconden diversas realidades. Si en un lugar han sido calificadas como el corazón de la escuela, en otro, y quizás por lo mismo, han sido objeto de expurgo y eliminación de sus responsables por el Tribunal de la Represión contra la Masonería y el comunismo”, ha escrito ese bibliotecario ejemplar llamado Ramón Salaberria, quien ha sido invitado por Querer leer A.C., en coordinación con el IV Comité Regional CONALMEX-UNESCO, a la charla “Bibliotecas públicas y escolares: espacios de construcción social”.
Experto en el tema, Ramón Salaberria, afirma que la biblioteca escolar es el camino y que desde hace más de treinta años las numerosas reformas educativas son aplicadas con el discurso de la importancia de los recursos documentales, de la necesidad de diversificar las fuentes de información, de aprender a aprender.
“Pero también es verdad que maestros, autoridades educativas y , en ocasiones, hasta el propio bibliotecario, no vinculan ‘aprender a aprender’ y la utilización de la biblioteca para saber manejar la información”, asevera.
El evento se llevará a cabo el sábado 12 a las 18 horas por facebook Live, desde la página de Querer Leer A.C.
Ramón Salaberria, es bibliotecario por la Escuela Nacional Superior de los Bibliotecarios de Francia y doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad del País Vasco. Es miembro de la redacción de la revista Educación y Biblioteca desde 1989. Ha escrito “Autodidactas en bibliotecas”, “Bibliotecas públicas y bibliotecas escolares: una colaboración imprescindible”, “Bibliotecas y escuelas: retos y desafíos en la sociedad del conocimiento” (coeditor). También ha publicado numerosos artículos en revistas bibliotecarias de España, Francia, Portugal, Estados Unidos y México y ha participado como formador en muchos cursos dirigidos a bibliotecarios. Fue subdirector de la Biblioteca Vasconcelos. Vive en México y actualmente reside en la ciudad de Oaxaca.