Seleccionar página

Por Rodaniv Hernández Cruz

El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, no es empleado del presidente López pero está bajo las órdenes de Octavio Romero, director de Pemex, afirmó el coordinador de la bancada priista en el congreso local

La resistencia civil y la industria de la reclamación fueron monstruos creados por quienes hoy gobiernan, cuando eran oposición, y tienen la obligación moral de acabar con ellos, afirmó hoy el diputado Gerald Washington Herrera Castellanos, desde la tribuna del Congreso del estado de Tabasco.

Explicó que así como la resistencia civil en contra de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se usó como un bastión de votos para quienes hoy gobiernan, la industria de la reclamación contra Pemex también se usó con esos fines.

Actualmente, añadió, “el cierre de pozos y toma de instalaciones petroleras” puede volver a convertirse en práctica cotidiana que podría durar meses y hasta años, con el argumento de siempre: La contaminación de Pemex y la falta de atención de miles de reclamaciones por esta causa.

El legislador priista afirmó que, desde hace décadas, los mismos que hoy ostentan el poder sabotearon todas las posibles soluciones a los problemas con Pemex; sin embargo, ahora que son gobierno, se olvidaron de la defensa de los derechos de los campesinos y los indígenas ante Pemex, simplemente porque ya no necesitan de sus votos.

“Ahora el gobernador de Tabasco está bajo las órdenes de un director de Pemex (Octavio Romero Oropeza) que no tiene más que levantar el teléfono para que se pongan en marcha operativos por tierra y aire para reprimir a los reclamantes y abrir el paso de sus técnicos y de las empresas subcontratistas que le trabajan”, aseveró Herrera Castellanos.

“Usted no es empleado del presidente (López Obrador), ni del director de Pemex, usted ya no es oposición, usted ahora es el gobernador de todos los tabasqueños y debe responder únicamente a los intereses del pueblo que le eligió para gobernar. Y por eso hoy le pedimos -con respeto, pero con firmeza- que le exija a Pemex rendición de cuentas”, añadió el legislador tabasqueño.

Recordó que para reprimir a quienes osen manifestarse en contra de Pemex en las comunidades, el Congreso del Estado, con mayoría del partido Morena, modificó las normas estatales para hacer oficial la llamada: “Ley Garrote”, la cual si bien es cierto que brinda certeza jurídica a las inversiones que generan empleos, no se debe aplicar en contra de los campesinos que reclaman pagos por el daño que la empresa del gobierno federal causa a sus cultivos.

“No nos parece correcta la actitud sumisa que el gobierno del estado mantiene ante Pemex, al renunciar a su deber de defender los intereses de los miles de afectados por las fugas y derrames de la petrolera y sus socios, recalcó.

De nada sirve, subrayó, tener un presidente de la república y un director de Pemex, ambos tabasqueños, “porque hoy en día sigue habiendo pasivos ambientales que Pemex no ha querido o no ha podido atender por falta de recursos técnicos y financieros o simplemente por falta de voluntad política.

Se presentan, además, derrames en zonas productivas y cuerpos de agua que tardan mucho tiempo en ser atendidos, lo cual agrava el daño al medio ambiente, como en Cárdenas, Comalcalco, Cunduacán, Huimanguillo y Jalpa de Méndez. A esto se le agregan fugas de combustible y tomas clandestinas que ponen en riesgo a la población que habita en las zonas donde hay infraestructura petrolera.

Propuso a la bancada de Morena en el Congreso, al gobernador de Tabasco y a Octavio Romero, que se integre una comisión con diputados locales, para desahogar una agenda de trabajo que considere la revisión, en sitio, de las condiciones de atención, avances y seguimiento de las fugas y derrames que existen desde finales de 2018 a la fecha; visita en sitio de los pasivos ambientales; es decir, de los derrames y afectaciones que aún no se han podido atender, y una mesa de trabajo para revisar las reclamaciones pendientes y vigentes por daños al medio ambiente y al sector productivo derivado de fugas o derrames de hidrocarburos.