Seleccionar página

Exhorta a la Conanp y a la Sema, en Quintana Roo, para que coordinen estrategias y acciones para proteger a las especies endémicas y en peligro de extinción

El mapache enano, que habita en Cozumel, según especialistas podría desaparecer

Ciudad de México.- Las especies endémicas y en peligro de extinción, que habitan en la isla de Cozumel, merecen a la brevedad posible deben ser atendidas y cuidadas, aseveró la diputada federal de Encuentro Social, Adriana Teissier Zavala.

Con fundamento en los artículos 58 y 60 del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso, la legisladora federal presentó un punto de acuerdo por el que se exhorta al Ejecutivo Federal, para que, a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) y la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (Sema), en Quintana Roo, implementen las estrategias y acciones específicas destinadas a la protección, conservación y preservación de especies endémicas y en peligro de extinción de la biodiversidad de la Isla de Cozumel.

Adriana Teissier explicó que su petición se fundamenta en la última evaluación de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que en su informe 2019 indicó que aproximadamente el 27% de las más de 30 mil especies evaluadas se encuentran en peligro de extinción.

Detalló que tal condición afecta al 41% de los anfibios, el 25% de los mamíferos, el 14% de las aves, el 30% de tiburones y rayas, así como el 33% de los corales.

Agregó que, a su vez, la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) , en su último informe sobre el estado de la biodiversidad, concluye que muchas especies podrían desaparecer en las siguientes décadas si no se adoptan medidas urgentes, señalando que la pérdida de especies es una amenaza a la seguridad alimentaria y al suministro de agua, empeorando incluso la crisis climática.

Expresó que los principales factores de la enorme caída de la biodiversidad en los últimos años son los cambios en el uso de tierras -incluida la agricultura y ganadería-, la sobreexplotación (caza y pesca), los incendios forestales, el cambio climático, la contaminación y las especies invasoras, así como el crecimiento demográfico y sobretodo el consumo desmedido.

Teissier Zavala puntualizó que de manera similar coincide la organización World Wildlife Fund (WWF), la cual, en el 2019, alertó que en las siguientes décadas, dos tercios de los animales en el mundo podrían desaparecer por culpa de las actividades del humano.

“El reporte fue realizado luego de observar diversas tendencias en 14 mil 512 grupos de 3 mil 706 diferentes especies de animales en el mundo, concluyendo que cada año, desde la última década, se ha perdido un 2% de toda la fauna mundial”, citó.
Expuso que México, y Cozumel, no son ajenos a ese reporte.

“Nuestro país no es ajeno a estas aseveraciones; sólo por citar un factor de degradación, en el 2019, la amplia biodiversidad de la que gozamos se vio impactada por los más de 7 mil 400 incendios forestales en 32 entidades federativas, afectando una superficie de 633 mil 678 hectáreas; en éstos casos, el fuego ha representado ser el agente exógeno de mayor daño a los ecosistemas nacionales, basta ver los graves efectos que está causando en Australia, donde el Koala ya se encuentra considerando como una de las especies animales en peligro de extinción”, dijo.

Añadió que como legisladores no pueden ser omisos a la situación que prevalece y afecta la biodiversidad nacional.

SANTUARIO
“El Estado de Quintana Roo, como en el resto del país, es ejemplo de ello, al ser un santuario de especies endémicas, mismas que, lamentablemente se encuentran en grave riesgo.
Particularmente, es de especial atención el caso de Cozumel, isla que en la Ficha Técnica para la Evaluación de los Sitios Prioritarios para la Conservación de los Ambientes Costeros y Oceánicos de México, elaborada por Conabio, tiene registrada 10 especies en peligro de extinción, entre vegetales o animales, así como 12 más en condición de endémicas”, alertó.

Adriana Teissier advirtió que de no impulsar estrategias y acciones específicas para la protección, conservación y preservación de esas especies, entre las que se encuentran tortugas como la marina caguama y la tortuga blanca, aves como el pato real y mamíferos como el mono araña o el mapache enano, en pocos meses, ya no años, muchas de las citadas especies tendrán que ser registradas entre las extintas del país.

“El caso es particularmente grave, pues sólo una de ellas, de acuerdo con la Lista Roja de la UICN, el mapache de Cozumel, se considera en peligro crítico, a pesar de encontrarse dentro de la lista de especies protegidas a nivel nacional. Ésta especie, que es el mapache más pequeño que existe en México, cuenta con una población de entre 250 a 300 ejemplares y se encuentran extremadamente en peligro de extinción debido a su pequeña área de distribución, ya que están solamente en una pequeña zona costera en el noroeste de la isla, una zona en desarrollo, por lo que los efectos de la pérdida de su hábitat son graves. A pesar de que deberían vivir hasta 12 años en un ambiente salvaje, y en cautiverio se supone que su longevidad se alarga alrededor de 20 años, no viven más de 3 años a causa de la caza, enfermedades provocadas por fauna doméstica (perros y gatos), desaparición de la madre, o accidentes de tráfico, por lo que puede desaparecer para siempre de México y por tanto, del mundo entero”, aseguró.