Seleccionar página

• El Presidente de la Copppal denuncia el debilitamiento de la cooperación institucional durante la pandemia

• Inaugura el foro “Pandemia: impactos y respuestas desde América Latina y el Caribe”, donde participa la economista Stephany Griffith-Jones

El Presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Alejandro Moreno, inauguró este día el segundo encuentro virtual: “Pandemia: impactos y respuestas desde América Latina y el Caribe”, un espacio diseñado para reflexionar y analizar los principales desafíos que la pandemia de Covid-19 ha traído a la región.

Organizado desde Montevideo por el Frente Amplio de Uruguay, miembro de pleno derecho de la Copppal, este segundo foro, dijo Alejandro Moreno, busca desarrollar propuestas sólidas, en colectivo y desde disciplinas diversas, que permitan tener mejores herramientas de información, análisis y diagnóstico, y ser agentes proactivos en la construcción de una agenda orientada al bienestar de nuestros pueblos.

El líder latinoamericano, también Presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), agradeció la participación de la panelista Stephany Griffith-Jones, economista con especialización en finanzas internacionales y amplia experiencia en organismos como la ONU y la CEPAL, quien actualmente funge como Directora de Mercados Financieros en la Iniciativa para el Diálogo de Políticas de la Universidad de Columbia.

También, de la doctora Janet Camillo, abogada, activista por los derechos de la mujer, Ministra de la Mujer de República Dominicana y Presidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres de la OEA.

Asimismo, de Martín Clavijo, del Frente Amplio Uruguayo, vicepresidente de la Copppal y coordinador de estos foros, que enriquecen el debate, la reflexión y son un faro de luz en la crisis económica, sanitaria y social que hoy vivimos.

El Presidente de Copppal dijo que la emergencia sanitaria ha alterado por completo la realidad pública de América Latina y del Caribe, al tiempo que hizo énfasis en los grandes problemas estructurales de la región, como la desigualdad social y la baja institucionalidad, que se han acentuado y los gobiernos nacionales aún batallan en identificar la mejor estrategia posible.

“En lo económico, las actividades productivas han sufrido un severo golpe y la ciudadanía ahora tiene que enfrentar los efectos de una recesión económica y de la falta de empleo. Hemos presenciado también el debilitamiento de la cooperación internacional. Pareciera que cada nación está tratando de resolver sus problemas por su cuenta, olvidando que somos una gran red de naciones con el potencial de impulsar estrategias conjuntas de mayor alcance y de mayor impacto”, manifestó.

Señaló que la labor de Copppal es fundamental, porque la organización fundada en 1979 en la ciudad de Oaxaca, que agrupa actualmente a 65 partidos progresistas de 29 países de América Latina y el Caribe, es el factor de unidad que la región necesita, por lo que hizo un llamado a construir un gran acuerdo regional.

Indicó que los esfuerzos deben estar orientados a un gran pacto que contemple:

  1. El reforzamiento de la integración regional para fortalecer cualquier estrategia para el desarrollo. El mercado latinoamericano, integrado por más de 650 millones de habitantes, constituiría un importante seguro frente a las perturbaciones de oferta y demanda. Este nuevo “gran mercado latinoamericano”, permitiría que nuevas industrias fueran viables y promovería redes de producción e investigación compartida entre los distintos países y subregiones.
  2. La construcción de una agenda social solidaria. Es claro que una de las principales tareas de los gobiernos es generar confianza para atraer inversiones, pero esto no es suficiente si no impulsamos políticas públicas, legislación y presupuestos con una visión social, que apunten a reducir las desigualdades.
  3. Liderazgos políticos responsables y que sumen a fortalecer nuestra democracia. La Copppal debe llamar a la unidad de nuestros pueblos. Cualquier narrativa o discurso que polarice o que pretenda dividirnos, debe ser rechazada. Esta es una coyuntura histórica inmejorable para hacer frente común en la construcción de una región más incluyente, respetuosa de su diversidad y garante del Estado democrático de Derecho.
  4. Innovar y sentar bases para una “nueva normalidad”, que propicie el desarrollo con igualdad y sostenibilidad ambiental. Es nuestra responsabilidad como sociedad repensar nuestra relación con nuestro entorno, para que nuestra huella en este planeta sea menos perjudicial. La resiliencia y la sostenibilidad ambiental deben ser parte de un enfoque presente en todas nuestras propuestas e iniciativas. Debemos facilitar la creación de empresas innovadoras, aprovechar el potencial de la industria agrícola, apostar por energías renovables y combatir de manera decidida los efectos del cambio climático.
    Por último, Alejandro Moreno hizo un llamado a los partidos que integran la Copppal a impulsar esta agenda, que nos permitirá superar la adversidad y transitar hacia mejores escenarios de desarrollo en la región, mejorando de manera sustancial el bienestar de los ciudadanos.