Seleccionar página
  • El PRI registró a su candidata al gobierno estatal ante el IEPCT

Villahermosa, Tab.- “Tabasco necesita un gobierno con honradez, firmeza y sin corrupción”, afirmó la candidata del PRI a la gubernatura del estado, Georgina Trujillo Zentella al tiempo de convocar al priísmo a derrotar la profecía de la derrota y no permitir que “nos roben la esperanza”.

Al tomar la estafeta y la responsabilidad que le otorgó su partido para convencer a los ciudadanos de que es la mejor opción, Gina Trujillo expresó que a Tabasco le urge un cambio ordenado y trascendente.

Este sábado, el Partido Revolucionario Institucional registró a Georgina Trujillo Zentella como su candidata al gobierno del estado, durante una sesión del Consejo Estatal del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, encabezada por su presidenta Maday Merino

Damian.

En este evento, respaldada por el Secretario Técnico del Consejo Político Nacional del PRI, senador Ernesto Gándara Camou; del Presidente del CDE del PRI, Gustavo de la Torre Zurita, líderes de sectores y organizaciones, la candidata priísta dio su respaldo al trabajo del IEPCT y pidió a los consejeros que le den certeza al proceso electoral

Dijo que los abanderados del PRI están comprometidos a una campaña de propuestas, alejada de las descalificaciones, porque eso es lo que esperan los tabasqueños.

En su mensaje a la militancia priísta que se reunió a las afueras del IEPCT, se comprometió a encabezar un gobierno, como lo hizo cuando fue presidenta municipal de Centro, de eficacia, de resultados verdaderos y de cuentas claras y transparentes. Un gobierno sin corrupción.

“No hay mayor satisfacción que seguir los pasos de mi padre en el gobierno estatal. Honraré su legado y construiré, con la fuerza de nuestra voluntad inquebrantable, un Tabasco donde recuperemos el orgullo de nuestra pertenecía”, expresó.

Señaló que durante la precampaña recorrió el estado y estrechó la mano trabajadora y dedicada de las mujeres y hombres. “He escuchado, he palpado las enormes necesidades que tiene nuestra gente”.

Indicó que constató que la corrupción, la inseguridad, la falta de inversión, la ceguera y el arreglo fácil, han sumido al estado en uno de sus peores momentos. Por ello, subrayó, a Tabasco, le urge un cambio ordenado y trascendente.

Lamentó que aquel Tabasco grandioso, granero de México, exportador de carne, con agro industria envidiable, esta devastado, porque los últimos gobiernos no han resuelto, ni han creado condiciones para que los tabasqueños recuperen o avancen aprovechando la enorme riqueza que se tiene, ni han apoyado a al mayor valor: la gente que vive y trabaja todos los días.

“La inseguridad y la debilidad institucional se han apoderado de nuestra realidad cotidiana”, sostuvo y ante ese panorama, realidad preocupante y desesperada, hay un potencial que ofrece nuestra tierra para recuperar la grandeza de Tabasco.

Estableció que con una estrategia basada en las mejores prácticas internacionales e inteligencia, es posible devolver a Tabasco la paz y la seguridad que no sólo necesitan las familias, sino las inversiones que están por llegar y que van a darle al estado, su lugar en el concierto del desarrollo nacional e internacional.

“Somos la mejor opción porque encabeza nuestros esfuerzos un mexicano ejemplar, José Antonio Meade Kuribreña, quien al igual que yo, puede presumir que no es más de lo mismo, y que tiene las manos limpias, además de que su preparación y experiencia lo colocan como la mejor opción para México, la que da certeza de futuro”, expresó.

Dejó en claro que en este equipo ni hay “Juanitas” ni hay tránsfugas. Hay políticos de esfuerzo, de convicción y de valores.

En ese sentido, dijo, allá que recojan a quienes hacen de la política un trampolín de ambiciones. “Aquí estamos quienes tenemos lealtad, principios y convicciones, no conveniencias”.

“A nosotros nos toca mirar el futuro, pensar en cómo devolverle a Tabasco su grandeza y su importancia en el desarrollo nacional”, afirmó.

Manifestó que con su capacidad y experiencia construida a lo largo de los años, harán de su candidatura un triunfo, y que quede claro y fuerte: Vamos a ganar.

Indicó que no tiene la sombra cómoda de un caudillo que la cobije ni el gracioso candor vacío que otorga la juventud.

Pero sí tiene, subrayó, la experiencia, firmeza, carácter, conocimiento, honestidad probada y, sobre todo, amor total por su tierra y su gente.

De eso, sostuvo, pueden presumir las mujeres tabasqueñas, de amar y entregarse a las familias, al trabajo y a la tierra que les vio nacer.

“Es tiempo de las mujeres como lo es ya en muchos lugares del mundo. Es tiempo de mujeres comprometidas, firmes, valientes y honestas que acompañemos el esfuerzo que los hombres han encabezado siempre”, expresó ante la militancia.

Convocó al priísmo a llevar su mensaje a cada rincón del estado y convencer de la necesidad de la experiencia, de la honestidad y la firmeza, para tener en el estado, como lo hizo en el municipio de Centro, un gobierno de eficacia, de resultados verdaderos y de cuentas claras y transparentes. Un gobierno sin corrupción.