Seleccionar página
Los incrementos en el precio del crudo ayudan a generar más ingresos al sector público, pero golpean el bolsillo de los consumidores de gasolina en México.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) – Los incrementos en el precio del petróleo en el mundo ayudan a generar recursos al sector público, pero al mismo tiempo provocan que suban los precios de las gasolinas importadas de Estados Unidos que consumen los mexicanos.

La mezcla mexicana de petróleo se cotizó ayer en 70.20 dólares por barril, un precio que no se había registrado desde el 24 de noviembre de 2014, refiere información de Pemex.

Los precios del crudo a nivel mundial están subiendo a causa de una menor producción en Estados Unidos, y una mayor demanda en los mercados preocupados porque el presidente Donald Trump amenaza con imponer sanciones comerciales a partir de noviembre a los países que compren petróleo a Irán, explicó Arturo Carranza, especialista en energía del Instituto Nacional de Administración Pública (INAP).

Lee: El gobierno de AMLO descarta alza de impuestos en la primera parte del sexenio

“Mayores precios significa que lleguen más recursos al erario (ingresos petroleros), los cuales han tenido bajas desde 2015”, detalló Carranza.

Cuando sube el petróleo en el mercado internacional, las gasolinas suben en Estados Unidos, pues es un mercado liberalizado (sin estímulos fiscales a la gasolina, sin subsidios), agregó el especialista del INAP.

México importa de ese país el 70% de las gasolinas que consume, entonces los precios para el consumidor final de los combustibles también se ven presionados, detalló Luis Miguel González, socio de Marcos y Asociados.

En lo que va de enero a julio, el precio promedio de la gasolina Magna, la más consumida en México, ha subido 2.01 pesos; lo que representa un incremento de 14.3%.

Los gastos por consumo de gasolina y el gas LP son los dos que más han contribuido al incremento de precios de bienes y servicios (inflación) en lo que va de 2018. El Banco de México ve como un riesgo para la inflación que los precios de los energéticos sigan subiendo , y contempla afectaciones de esta situación hasta 2019.

En México el alza en los combustibles ha sido amortizada por la secretaría de Hacienda. Cada vez que suben los precios de las gasolinas en Estados Unidos y del dólar, el gobierno mexicano reduce la cuota del impuesto IEPS que cobra por cada litro de gasolina, esto le representa pérdidas en la recaudación tributaria, explicó Labardini.

No obstante, los ingresos excedentes petroleros alcanzan a compensar lo que Hacienda puede dejar de recaudar por reducir la cuota del impuesto IEPS, en busca de que las alzas en los precios de las gasolinas en México no sean abruptas, concluyó el especialista del INAP.

Tan sólo de enero a junio, los excedentes petroleros sumaron 67,300 mdp, mientras que Hacienda perdió 28, 830 mdp.

Cabe destacar que por la venta de petróleo al interior y exterior de México, Pemex pagó 449,112 mdp, por impuestos al fisco.