Seleccionar página

El ex dirigente estatal del PVEM manifiesta que no rechazaría una invitación de Adán Augusto López Hernández para sumarse a su equipo, “pero no de inicio de gobierno”

Federico Madrazo Rojas renunció a la dirigencia estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) para atender proyectos personales, pero no se retira de esta profesión que ejercieron su abuelo Carlos Alberto Madrazo y su padre Roberto Madrazo Pintado.

“Lo que me mueve es la política”, sostuvo ayer ante los columnistas y académicos que integran la Mesa de la Fraternidad, a quienes reveló: “Mi ilusión, mi meta es ser gobernador. Ahí está. ¿En qué tiempo? No lo sé. Sé entender de tiempo y circunstancia”.

Luego de cuatro años de conducir al PVEM en el estado, hace tres semanas consideró que su ciclo se había cumplido. “No quería ser el dirigente eterno”, indicó.

Dijo que en el 2014 asumió la dirigencia del Partido Verde y un año después ya estaba dando resultados de su gestión. “Nos fue muy bien el 2015 y ‘no mal’ en el 2018; se conservó el registro y quedamos a cuatro puntos porcentuales de la segunda fuerza (PRD), cuando el PVEM era un partido testimonial. Hoy somos la segunda fuerza en seis municipios”, resaltó.

Madrazo Rojas expuso que si continuaba como dirigente pevemista hubiera sido caer en un proceso de desgaste. “Me iba yo a estancar”, anotó al mencionar que ahora atenderá asuntos personales vinculados a negocios que descuidó los últimos años, y ahora –acotó– tampoco puede combinar con tareas partidistas, porque los cargos de dirigencia requieren tiempo completo.

“Siempre fui dirigente de tiempo completo. ‘Dobletear’ no es mi estilo”, subrayó Federico Madrazo, quien es licenciado en ciencias políticas y administración pública por la Universidad Iberoamericana, y maestro en ciencias políticas por la Universidad de Georgetown.

“APEGADO A MIS TIEMPOS”

En la amena charla, habló de sus proyectos de tipo político. “2021 no es mi prioridad, aunque no me descarto. Hay más claridad en pensar hacia el 2024. No tengo prisa. Tengo 37 años”, comentó.

Refirió que los gobernadores de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas; de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, y de Chiapas, Manuel Velasco Coello, “fueron mis compañeros en la 59 Legislatura federal. Ellos tuvieron éxito político muy rápido. Yo… yo voy bien. Apegado a mis tiempos. He sido diputado federal, diputado local y dirigente estatal de un partido que estaba en vías de desaparecer”, expuso.

Consideró que para él hay muy buenas oportunidades a corto, mediano y largo plazos. “No traigo camisa de fuerza”, asentó al manifestar que, si lo invitara el ahora gobernador electo, estaría dispuesto a participar en el gobierno de Adán Augusto López Hernández. “Pero no de inicio de gobierno”, acotó.

Federico Madrazo afirmó que con Adán Augusto López “tengo muy buena relación, y con Rosalinda (su hermana, que en 2015 fue candidata del PVEM a la alcaldía de Centro), una muy buena amistad”.

Enseguida apuntó: “No me gusta especular. No tengo ninguna invitación. No me veo de inicio en el gobierno estatal de Morena. Como es lógico, Adán trae miles de compromisos, porque en la contienda recibió sumas a tiempo y a destiempo”.

Ser funcionario público “es una gran oportunidad” que, sin embargo, no descartó en su carrera política, aunque insistió que en lo inmediato quiere ‘estar de lleno’ en sus negocios particulares.

En el plano nacional, dijo: “sí me gustaría participar pero mi intención es vivir acá. Mi esposa (María Fernanda Rodríguez) es de la Ciudad de México y es ella la que no se quiere ir”.

AYUDAR ‘DESDE FUERA’ AL PVEM

Aclaró que su salida de la dirigencia del PVEM no implicó ruptura alguna con sus figuras y dirigentes nacionales. “No hay ningún tipo de rompimiento; ayudo en lo que pueda al Verde”, recalcó.

Abundó que ahora “puedo ayudar mucho más estando fuera. Puedo ayudar a construir en paralelo”, y señaló que el cambio en el sistema de partidos –en el que ya redujo el financiamiento público– obliga a buscar otras formas de hacer política. Y remarcó: “Hay más poder caminando por la libre”.

Para el ex legislador local y federal, la meta real del Verde debe ser ubicarse en posición competitiva rumbo al 2021.

En la conversación que duró más de dos horas, Madrazo Rojas habló también de las alianzas del PVEM. Señaló que la dirigencia nacional “hizo bien en cerrar hasta el último día” su alianza con el Presidente Enrique Peña Nieto, más que con el PRI.

Agregó que al construir una nueva alianza política con Morena, el Partido Verde “compró boleto cuando la taquilla estaba cerrada” y le fue muy bien. Comentó que el mandatario chiapaneco Manuel Velasco, que se alió con Morena en su estado, actuó de manera hábil, “y no lo hizo a espaldas del PVEM”.

También se refirió al escenario tabasqueño. Indicó que es un año muy complicado para el gobierno estatal, al que le estallan conflictos en diversos frentes y de formas muy variadas.

La irrupción del fiscal general del Estado, Fernando Valenzuela Pernas en la Secretaría de Finanzas –para exigir se le pagaran prestaciones a sus trabajadores– es un ‘sálvese quien pueda’ de fin de sexenio, apuntó al mencionar que ello es consecuencia de que la capacidad de pago depende exclusivamente del secretario de Finanzas, Amet Ramos.