Seleccionar página

Ignacio Almeida

Por lo que acontece en Tabasco, independientemente de su origen, parece que no hay más camino que la intervención del presidente, Andrés Manuel López Obrador, para revertir la desgracia que se ha enseñoreado en su terruño por causa de sus gobernantes.
Resulta un Deja vu el panorama actual al de hace seis años cuando, desde las redes sociales, se lanzan llamados de auxilio en los hospitales por la carencia de insumos y se multiplican las protestas por falta de pagos o la exigencia de garantías para ello.
Hace poco el gobernador, Arturo Núñez Jiménez, aseguró que su gobierno sí cumplirá con los pagos de fin de año, pero todo indica que no creen en su palabra.
Sobre todo porque hay protestas por incumplimientos en distintos sectores como el educativo, en salud, en Cematab, Infortab, así como de proveedores.
Legalmente no le corresponde todavía al gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, intervenir ante los problemas financieros, algo que ayer ratificó uno de los integrantes del equipo de transición, Marcos Rosendo Medina Filigrana.
Pero ante la falta de confianza que existe en el gobierno que está de salida, la gente esperaría una señal desde la nueva administración federal, que seguramente habrá de llegar.
El fin último son los ciudadanos que dependen del sector público, así como proveedores que esperan sus pagos para a su vez cumplir con las prestaciones de sus trabajadores o saldar créditos.
En las valoraciones para apoyar a Tabasco, desde el ámbito federal, deberá prevalecer ese argumento que conlleva sacar las castañas del fuego a un gobierno estatal ineficaz y al que habrá que investigar por presunciones de corrupción, entre ellas la Zona Económica Especial.

HOJAS SUELTAS…

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo ayer una reunión en Palacio Nacional con la Conago, cuyos integrantes eligieron al mandatario de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, como nuevo presidente de ese organismo para conducir la agenda de trabajo que consensen entre ellos y con el presidente. AMLO y Moreno han tendido puentes para construir una relación institucional de respeto y colaboración, algo que le reconoció López Obrador en su visita a Campeche previo a la reunión que allí hubo en octubre sobre el Tren Maya. Son muchos los retos que en la nueva relación habrán de enfrentar juntos el presidente y los gobernadores, en la cual López Obrador dijo ayer que extendía una mano franca a los mandatarios estatales y sin ánimo de confrontación. Veremos cuáles son los puntos de coincidencia que logran construir. Por su parte, Moreno Cárdenas agradeció la confianza que le otorgaron sus pares: “Asumo con responsabilidad la presidencia de la Conago, comprometido con nuestro país y los nuevos tiempos que nos marcan un trabajo cercano a la ciudadanía, en donde fortalezcamos el federalismo y la concordia para el bienestar de todos los mexicanos”, expuso en sus redes sociales.+++Arropado por destacados morenistas estuvo ayer el fiscal tabasqueño, Fernando Valenzuela Pernas. Al acudir al pleno del Congreso del Estado, en el público asistente predominaron personajes ligados a Morena como el nuevo delegado federal, Carlos Manuel Merino Campos y el integrante del equipo de transición estatal, Marcos Rosendo Medina Filigrana. También el ex secretario de Gobierno, Raúl Ojeda y el empresario, Luis Arcadio Gutiérrez. Del gobierno actual acudió el secretario de Gobierno, Rosendo Gómez Piedra. También Jorge Abdó Francis, al parecer ya ex delegado del Trabajo.
e-mail:nachoco68@hotmail.com