Seleccionar página

Crónica de una victoria anunciada. AMLO presidente de México.

PARTE II.

Por César M. Santos Fajardo

(Segunda parte de 5) Elecciones 2018. Candidatos, gastos de campaña y el enemigo a vencer.

5.- En el 2018 los aspirantes a la presidencia de la República son: José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición “Todos por México” integrado por el PRI, Verde Ecologista y Nueva Alianza; Ricardo Anaya Cortés, de la coalición “Por México al frente” del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano; Andrés Manuel López Obrado (AMLO), de la coalición “Juntos haremos historia”, integrado por Morena, Partido del Trabajo y Encuentro Social. (Morena fue fundado apenas en el 2011 como asociación civil, y en el 2014 como partido político). Y los independientes: Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón “El Bronco”; y Margarita Zavala Gómez del Campo (ex primera dama), que al final, apenas mes y medio de las elecciones (16 de mayo), declina y renuncia, a tan solo cuatro días del segundo debate para la presidencia, programado para el domingo 20 de mayo de 2018, en Tijuana, Baja California.

6.- El INE destina, de acuerdo a su presupuesto oficial de 2018, la cantidad de $2 mil 148 millones de pesos para los gastos de campaña, de los 9 partidos políticos que integran la contienda y candidaturas independientes. 27.8 por ciento más que lo que se gastó en las elecciones de 2012.

Este presupuesto, solo para campañas electorales en 2018, gastados en 5 meses (2 meses de precampaña y 3 meses de campaña) equivale algo así como a construir 10 mil 740 casas de interés social.

El presupuesto general del INE fue del orden de 24 mil 215 millones de pesos para su ejercicio, 34.11 por ciento más alto que el otorgado en 2012, cuando se destinó 15 mil 953 millones para el gasto de este organismo electoral. Todo un derroche de dinero, para un país que, de casi 130 millones de habitantes, más de 60 millones vive en situación de pobreza.

7.- Por partido, el PRI recibe, en esta contienda electoral, un monto de 547 millones 448 mil pesos; le siguió el PAN con 413 millones 919 mil pesos; el PRD con 248 millones 99 mil pesos; Morena con 207 millones 457 mil pesos; PVEM con 184 millones 250 mil pesos; Movimiento Ciudadano, 170 millones 792 mil pesos; Nueva Alianza, 132 millones 257 mil pesos; Encuentro Social, 125 millones 479 mil pesos; del Trabajo, 118 millones 422 mil pesos.

8.- Pues bien, el enemigo a vencer en esta contienda de 2018, se pudo percibir, fue AMLO, aunque en ocasiones le “daban duro” a Anaya, como la denuncia por la compra-venta en 53 millones de pesos, con dinero de dudosa procedencia en la transacción, de una bodega industrial en 2016, propiedad de Anaya, pero -se dice- era para que Meade subiera al segundo lugar en las encuestas y asi ganar algunos lugares en las dos cámaras (diputados y senadores), ademas de algunas de las gubernaturas que en esta ocasión serian renovadas. La estrategia, nunca funcionó.�
9.- Pero la guerra sucia, aunque se implementó y desarrolló en los medios de comunicación e Internet, y con personajes como el escritor peruano Mario Vargas Llosa, que descalificaron a AMLO, llamándolo “populista”, “demagogo”, y que “AMLO podría empujar a México a un desastre… con consecuencias muy negativas para América Latina”, ya no funcionó. AMLO cambió de estrategia en el 2017. Dirían muchos, “ahora si se puso abusado”, claro, producto de varios años de lucha y de “ser terco”, como se autodefinió. Ahora entró al juego político. Nombró a Anaya como “Ricki Riquín Canllin” y a Meade con “meadero”.

Pero no todo fue risa y guasa. Tuvo reuniones con representantes de grupos determinantes: de medios políticos, económicos, sociales, culturales, y hasta religiosos, al igual que con personajes y asociaciones a nivel internacional, viajando a EEUU y varios países de Europa.

10.- Las redes sociales, como Twitter, YouTube, Whatsapp, Instagram, entre otras muchas más, jugaron un papel importante y trascendental a su favor. AMLO se convirtió en tendencia todos los días. Además, el apoyo de comunidades de actores, cantantes, artistas, líderes de opinión y científicos resultaron vitales.

11.- Sus temas y declaraciones crearon agenda nacional, como sucedió con la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la amnistía a los delincuentes, el combate a la corrupción, el cancelar la reforma educativa, la venta del avión presidencial, cancelar la pensión a los expresidentes de México, reducir los impuestos, entre otros muchos temas más que “calaban” fuertemente. Una declaración, era suficiente para que, tanto los contendientes, como la cúpula del poder económico, se lanzarán contra él. Muy visto y sonado fue el caso del empresario Carlos Slim Helú (séptimo hombre mas rico del mundo) que, mediante una conferencia de prensa, salió en defensa de la construcción del nuevo aeropuerto, comparándolo como una obra semejante a la del canal de Panamá.

12.- Los programas de “análisis” y “debate” en la radio y televisión nacionales, en su mayoría, cuestionaban y criticaban, de manera sistemática, las propuestas de AMLO, dando todo el respaldo a los demás candidatos. Un caso de impacto, fue el del periodista Ricardo Alemán quien, en uno de sus “twit”, de acuerdo a los analistas, incitó a asesinar a AMLO. “Les hablan. A John Lennon lo mató un fan. A Versace lo mató un fan. A Selena la mató un fan. A ver a qué hora, chairos”. El tuit se volvió viral, pero en su contra, que terminó con su despido de Milenio, Televisa y Canal 11, este último canal del Instituto Politécnico Nacional.

En la siguiente publicación, Parte III.- El discurso de AMLO en la campaña.