Seleccionar página

René Alberto López

Desprovistas del mínimo pudor, tres alcaldesas de Morena no dudaron en lucirse en camionetas de lujo y con ello desatender las recomendaciones del jefe máximo de ese movimiento. Le están fallando a carta cabal al presidente electo, cuando aún amanece en las administraciones municipales.

¿Será necesario que el dirigente de Morena en Tabasco, César Burelo, les lea de nuevo la cartilla?, esto es, tendrá que  recordarles el mensaje de Andrés Manuel López Obrador.

Porque diez días después de haber ganado las elecciones presidenciales, para ser exactos, el 11 de julio, el hijo predilecto de Tepetitán se reunió con  los candidatos ganadores de Morena de todo el pais, para leerles la cartilla.

Fue un encuentro de carácter privado, celebrado en un salón de fiesta de la Ciudad de México (¿lo recuerdan?), pero no faltaron quienes informaran sobre lo que aconteció allá adentro.

Ahí López Obrador dio a conocer frente a alcaldes, legisladores y gobernadores  una lista de 50 puntos, entre los que resaltó el relativo a “evitar que se dilapide el gasto público”. Dijo muchas cosas, pero resaltó el caso de no dilapidar el dinero público, y, gobernar con austeridad republicana.

Sin embargo, las tres alcaldesas de Morena de Tabasco exhibidas por un diario local, tal vez no conocen bien a bien a Andrés Manuel, y quizá creen que no pasará nada si se exceden en sus funciones. Están a tiempo de recular en sus excesos.

Porque el tema ya ha sido retomado por los medios nacionales. Así, todo Tabasco sabe hoy, mañana todo México, que la presidenta municipal de Jalapa Asunción Silva Méndez se transporta en una camioneta Chevrolet Suburban con precio de un millón 320 mil 400 pesos, mientras que Lorena Méndez Denis, de Comalcalco, trae una CRV Honda con costo de 524 mil 900, y en el caso de Janice Contreras García, alcaldesa de Nacajuca, uno de los municipios más pobres de Tabasco, luce una unidad Traverse Chevrolet valuada en 728 mil 500 pesos.

En descargo de las presidentas municipales, podría alegarse que las unidades las pudieron haber adquirido con sus propios recursos, pero de todos modos no deja de contravenir con la política de austeridad implementada por el presidente electo que se transporta en un auto normal, un Jetta color blanco.

Además, todas las autoridades salidas de Morena deben entender, incluso hasta deben hacer 100 planas para que no se les olvide, que en este momento están siendo vistos hasta con lupa por todo el pueblo de México, situación que sus adversarios aprovecharán para cuestionarlos.

Y, el daño no es para las alcaldesas, que al final de cuenta son pecata minuta, el golpe provocado por estos despropósitos, por estos errores, los recibe el presidente electo, esto es, López Obrador.

Por eso hay opositores a Morena quienes hoy apuestan –y acciones como las de las tres presidentas les dan la razón—que Andrés Manuel tiene buenas intenciones de gobernar con honestidad, transparencia y austeridad, pero no podrá vigilar a todos los presidentes municipales y gobernadores, porque muchos “están pensando en los negocios a costa de los gobiernos”, eso dicen. Ahí está el detalle.

Y, ahí se las dejo…

La botica

Los taxistas (choferes) de Cárdenas que están pelando sus derechos para que les autoricen placas por sus años de antigüedad en el volante, y, al mismo tiempo sean echados de una lista el grupo de  recomendados (gente que no pertenece al gremio), lograron en la asamblea de ayer que se formara una comisión para revisar los casos con las autoridades de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Ya veremos en qué termina esta película.