Seleccionar página

René Alberto López

Mucho ruido y pocas nueces. Eso precisamente está registrando el pueblo tabasqueño al observar que no pasa nada con  los ex alcaldes. La mayoría casi deja en ruinas los ayuntamientos, pero a la hora de la verdad, ni siquiera hay demandas en contra de ellos. ¿Negociaciones en las penumbras?

El dedo en la llaga fue puesto por la diputada priísta, Minerva Santos García, cuando refirió que “a pesar de las irregularidades detectadas por las nuevas administraciones en distintas comunas“, todo sigue igual.

Por eso, la vice coordinadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el Congreso del estado, demandó de los nuevos presidentes municipales que las acusaciones en contra de aquellos no se queden nada más en quejas mediáticas.

“Porque se han desgargantado señalando que hay irregularidades, pero no han puesto las demandas correspondientes”.

En efecto, durante las campañas políticas los diarios locales, lo mismo que las  redes sociales se inundaron con datos y cifras sobre presuntos saqueos a las arcas de los ayuntamientos.

Las alcaldías en las que se cometieron supuestamente los mayores desmanes en bienes muebles e inmuebles, lo mismo que  irregularidades financieras fueron Macuspana, Nacajuca, Teapa, Huimanguillo, Jalpa y Tenosique. El alcalde más vapuleado en la redes resultó José Eduardo Rovirosa Ramírez, quien incluso resintió la humillación de haber sido echado del PRI.

Pero al final del día no pasa nada. Las alcaldías de la cuarta transformación parecen haber arriado la bandera de hacerle justicia a los gobernados y al parecer todo se quedó en insinuaciones.

Como dice el presidente electo Andrés Manuel López Obrador: “el pueblo no es tonto”, en efecto, aunque los nuevos alcaldes tabasqueños no se enterarán, porque ya están aislados en la “burbuja del poder”, sin embargo el tema está caliente entre el pueblo.

Los lugareños dicen que en las urnas eligieron a los nuevos funcionarios, pero también claman castigos para quienes resulten responsables de ilícitos, de lo contrario será más de lo mismo.

La diputada Minerva Santos quizá ya tuvo conocimiento de lo que ocurre acá abajo, donde habitamos los mortales, en los centros de reunión, en las calles, y por eso pegó el grito en la 63 Legislatura. La cenecista insiste que “se tiene que sentar un precedente en la forma de calificar las cuentas públicas”. Ahí veremos de qué están hechos los diputados de Morena.

Ahí se las dejo…

La botica

1.- No obstante todo lo que se dice en su entorno, el cardenense Fernando Valenzuela Pernas, no para ni baja la guardia al frente de la Fiscalía General del Estado. Nada lo distrae y sigue pegado a su labor. Además, como todo profesional de la política, entiende los tiempos y circunstancias y en ningún momento será  obstáculo para la nueva administración. Eso es lo que circula en los pasillos de esa institución.

2.- Nos comentan que la disputa por las nuevas “placas” de taxis en el municipio de Cárdenas está que arde. Fuentes bien informadas aseguran que el secretario de Comunicaciones y Transporte José Avram López Cámara Zurita no afloja en la propuesta que  le hizo a Miguel Ángel Pérez, secretario general de la unión de ese municipio. “Van, porque van”, es su postura.

3.-Crece la versión de turbios arreglo entre alcaldes salientes con los nuevos presidentes municipales, y hay quienes apuestan doble contra sencillo que en ese tema no se moverá ni una hoja. Esto es, los ex ediles no serán tocados ni con el pétalo de una rosa. ¡Virgen de la Candelaria!