Seleccionar página

René Alberto López

Ahora sí que como dice la letra de la canción “Las cerezas” de Los Hermanos Carrión, será para abril o para mayo cuando se tenga con mayor precisión un panorama más sólido sobre las posibilidades de triunfo de los candidatos a ocupar Los Pinos, en el ámbito nacional, y, la Quinta Grijalva en el tema local.

Adelantas vísperas sería caer en la desesperación, y “la desesperación es la materia prima del cambio drástico”, dijo el escritor y novelista estadunidense William Burroughs.

Bien, a estas alturas sería aventurado afirmar resultados, pues habría el alto riesgo de caer en pifias, en el entendido del trecho por recorrer que aún falta para la jornada comicial.

Como se sabe aún no comienzan las campañas electorales. El arranque oficial para la contienda federal inicia el próximo 30 de marzo, y, será el 14 de abril cuando los candidatos chocos irrumpan en las calles, colonias y comunidades pidiendo el voto.

En estos días estamos en plena etapa de especulaciones, en el terreno de las expectativas, así como envueltos en una atmósfera de percepción en la que circulan todos los colores y sabores.

Es difícil hoy explorar un señalamiento sin carga de pasión, sobre todo en el tabasqueño, que vive cada elección como un partido de futbol, con toda la pasión, esto es, son aficionados de verdad, cuyo fanatismo muchas veces nos aleja de la realidad.

Por eso, lo recomendable en estos tiempos para seguidores de los candidatos  es mantener la calma y esperar, porque aún faltan las campañas y todo lo que ellas conllevan: discursos malos y buenos. Propuestas viables y utópicas. Errores y aciertos. Exhibición de debilidades y fortalezas de los competidores y, la “guerra sucia” de uno y otro lado que es infaltable en cada proceso electoral.

Son, pues, muchos los factores que aún faltan por ventilarse en los comicios. De este modo, soy de los que cree que el candidato con más posibilidades de  ganar será aquel que cometa menos errores en las campañas.

Pero visto en conjunto, se debe visualizar que esta elección no será como otras. Digo esto porque al menos hay dos factores relevantes a revisar que, seguramente han sido tomados en cuenta por estrategas de los candidatos:

1.- Los votantes de ahora ya no sufragan a ciegas sólo por el partido, ahora lo hacen por la personas, por el candidato y por los proyectos. Si fuera así, los candidatos del PRI ya no participarían.

2.- Y, las propuestas, además, de ser viables, deben saber darlas a conocer los candidatos, esto es, que sus proyectos de gobiernos se escuchen creíbles con discursos macizos, no solo palabras huecas, para conseguir la conexión con la gente.

En fin, ganar la Presidencia de México no es “enchílame otra”, y, desde luego, tampoco lo es conquistar la silla de Plaza de Armas.

Por eso, sería prudente para candidatos y seguidores de estos, no caer en triunfalismos adelantados. Lo mejor, para no fallar, sería esperarse, para abril o para mayo.

La botica

1.- Según la encuesta Foro Ciudadano, el diputado federal Candelario Pérez Alvarado está bien ubicado y podría asirse de la candidatura del PRD en el municipio de Centro. Según este estudio, en cuatro preguntas aventaja el legislador a Jaime Mier y Terán.

2.- Ya mancharon ese papel. Las autoridades del Instituto Nacional Electoral (INE) deberían anular e inhabilitar a quien o quienes se les comprueben que hicieron trampas en la recolección de firmas para intentar conseguir la candidatura al gobierno del estado. Sería sentar serio precedente para futuros aspirantes a independientes.

3.- El diputado local del PVEM, Manlio Beltrán Ramos, deploró que la reforma a la Ley del Deporte de Tabasco esté destinada a quedar estancada en esta Legislatura.

4.-En Huimanguillo el PRD en pleno apoya al diputado federal Oscar Ferrer Abalos para que sea el candidato a la alcaldía. Aseguran que es el mejor prospecto para competir, según afirman a través de un manifiesto delegados municipales, consejeros municipales y estatales, comisariados, líderes comunitarios y ex dirigentes estatales del sol azteca como Francisco Sánchez Ramos y Miguel Gonzalí.