Seleccionar página

René Alberto López

Hay personas que sin saber a fondo critican de manera injuriosa la labor de los comunicadores en México. Pasan por alto la función de la prensa y de los periodistas, lo mismo que su importancia dentro del campo laboral.
Por si fuera poco, el papel de la prensa representa uno de los mayores símbolos de libertad y de la democracia en el mundo, así que aquellos que quisieran desparecerla de un plumazo, desconocen la historia y los miles de muertos que se han dado y se siguen dando para tratar de callar la voz libertaria de los pueblos.
Bienvenido el trabajo de las redes virtuales, pero jamás de los jamases podrán suplir el oficio sagrado de los periodistas profesionales, ni de la prensa convencional.
Por fortuna, el presidente Andrés Manuel López Obrador sí conoce y valora el trabajo, la lucha y el quehacer de los medios de comunicación y de sus periodistas. Revisemos, pues, lo que dijo el mandatario federal la semana anterior en su conferencia mañanera en referencia a la prensa profesional:
“Al reiterar su respeto a la libertad de expresión, resaltó que trabajan en un plan de contratación de publicidad para que los medios de comunicación puedan salir adelante por la función social que realizan. “Nosotros tenemos que ayudar a que existan los medios, la información, que no fracasen, que puedan ser al mismos tiempo fuentes de trabajo para los comunicadores…
“Además, tenemos que cuidar a los medios de comunicación también como empresas. Tener esa visión y es la función que tiene el Estado.
“Reiteró que el plan de contratación será con base en la ley de austeridad, lo que implica ejercer 50 por ciento menos de lo autorizado en el presupuesto del año pasado, aunque recordó que antes había la mala costumbre de que autorizaban una cantidad y terminaban ejerciendo el doble o el triple.
“En el criterio que están definiendo, dijo que se tiene que tomar en cuenta la influencia o la cobertura del medio, su vinculación social, si se trata de una empresa propiamente dicha o si es una asociación de periodistas.
“Malo sería, añadió, “que se utilizaran los recursos del Estado para comprar lealtades, comprar conciencias. Eso nunca lo vamos a hacer… ya se acabó con la máxima de que no se podía tocar al intocable… ahora hay más libertades”. (Nota de La Jornada 07/Mar/2019).
Y es que para lo que no lo saben, un periódico, programa de radio, televisión y portales de noticias son empresas, grandes y pequeñas que, además de ser una fuente de trabajo para periodistas autodidactas o que estudiaron en universidades, pagan impuestos al gobierno.
En esta columna lo hemos expuestos más de una vez, que para llevar la información puntual a los lectores, estas empresas tienen gastos en reporteros, reporteros gráficos, trabajadores administrativos, servicios de energía eléctrica, internet, gasolina, teléfono, choferes, repartidores, papelería de oficinas, pago de impuestos, en fin…
Por eso, muchas veces suenan injustas, desagradables, y hasta vulgares aquellos comentarios despreciativos en contra de medios y reporteros profesionales. Y es que no hay que confundir a periodistas con presuntos periodistas.
Y qué bueno que López Obrador mencionó aquello de que “malo sería que se utilizaran los recursos del Estado para comprar lealtades, comprar conciencias. Eso nunca lo vamos a hacer”, porque, aquí en Tabasco, los gobiernos priístas y perredistas siempre fueron dados a condicionar la publicidad a cambio de que no se tocara ni con el pétalo de una rosa a los funcionarios. Eso se acabó en los gobiernos de Morena. Al menos, así lo expresó el Presidente. Y eso sería caminar hacia a una democracia verdadera en México.
Ahí se las dejo…