Seleccionar página

René Alberto López

Truman Capote dijo cierta vez que “la disciplina es el ingrediente más importante del éxito”, mientras que la Madre Teresa acuñó la frase: la disciplina es el mejor amigo del hombre, porque ella le lleva a realizar los anhelos más profundos del corazón”.
Como se sabe, disciplina es sinónimo de orden y lo contrario de orden es el desorden, entonces cuando hay desorden se entra al caos, a la anarquía.
Este tema fue tocado ayer por Gina Trujillo Zentella en la entrevista que concedió al programa de radio Telerreportaje y, no es un tema menor.
“Meter orden”. Dos palabras, insignificantes parecieran, pero no es así. Encierran un todo.
Un gobierno con orden alcanza por sí mismo el éxito, las metas que se propongan, y una administración caída en el desorden termina en el mayor desbarajuste.
El gobierno de Andrés Granier Melo, por ejemplo, no fue ordenado en sus finanzas y cayó en el desorden total, por culpa de algunos de sus funcionarios y, por eso el último tramo de esa administración fue un desastre, afectando a sectores sensibles como el de Salud. Recordará el lector que no había dinero ni para darle un tanque de oxígeno a los pacientes del Hospital del Niño.
El desorden también hizo presa de esta administración, y ejemplos claros son los recientes conflictos en los sectores del transporte y educación, dependencias gubernamentales en donde sus titulares Agustín Silva Vida (ya renunciado), y el tal Ángel Solís Carballo, no hicieron bien su chamba y explotó el desorden en esas áreas de gobierno.
Por eso, consideramos de vital importancia para todo gobierno ser ordenado, sobre todo con sus finanzas.
Gina Trujillo García, tocó un punto toral en la amplia entrevista de radio, pues no por nada es la candidata con mayor experiencia en la administración pública.
Por eso, no fue producto de la ocurrencia que haya tirado su visión a esa área de la administración que le falla hasta a los políticos más pintados.
Dijo, pues, la candidata del PRI, estar decidida “a poner orden en Tabasco”, y subrayó que en su gobierno “habrá cero tolerancia a la corrupción e impunidad”. También, con voz firme, se comprometió a aplicar la ley a funcionarios que quieran hacer negocios chuecos con los dineros del pueblo.
La priísta opinó desde los micrófonos de Telerreportaje que “los problemas que se viven en Tabasco no son por falta de presupuesto, son por incapacidad y corrupción en los gobiernos”.
Sobre este tema, añadió que los funcionarios de su gobierno serán vigilados y quienes caigan en la tentación de hacer negocios sucios, serán castigados, y, advirtió que “no le temblará la mano para actuar como lo hizo cuando fue presidenta municipal de Centro, para transparentar las acciones de gobierno”.
Este columnista ha tenido la oportunidad de revisar varios de sus discursos, desde la precampaña, y ahora en la campaña, y hemos encontrado que la candidata del tricolor tiene una fijación con un tema que bien podría ser hasta eslogan de su administración, claro, en caso de ganar.
Me refiero a la expresión: “Meter orden en Tabasco”, así, en referencia a la machacada frase de “meter orden”, remataremos esta entrega, con otra que está de moda entre los periodistas: “¡Ahí es!”. Y…
Ahí se las dejo…