Seleccionar página
René Alberto López

El amanecer del lunes 21 de noviembre de 1994 Juan José Rodríguez Prats se llevó la sorpresa de su vida. El día anterior, domingo, se había realizado la elección de gobernador, y él había participado como candidato del PAN al gobierno de Tabasco.

Los resultados preliminares le daban una cifra abismalmente contraria a los votos que él y su equipo esperaban. En los siguientes días se concretó el resultado oficial: Rodríguez Prats obtuvo oficialmente 13 mil 410 sufragios, apenas el 2.53 por ciento de la votación.

Como se sabe, aquel proceso lo ganó Roberto Madrazo Pintado con 297 mil 365 votos, el 56. 10 por ciento contra 200 mil 087 votos, el 37.75 del entonces perredista Andrés Manuel López Obrador, aunque el de Macuspana alegó que se había cometido un fraude descomunal.

Los resultados de otra elección que recordaremos, es la del domingo 15 de octubre del año 2000. Comicios que fueron anulados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Pero de esa elección queremos resaltar que compitió el ex líder estatal del PRI, Héctor Arguello López, como candidato del Partido del Trabajo (PT) a la gubernatura.

Arguello López alcanzó apenas 6 mil 806 papeletas para su causa, el 1.04 por ciento. También, en esos mismos comicios, Nicolás Haddad López fue candidato del PVEM al gobierno del estado. Obtuvo 2 mil 083 votos, el 0.32 por ciento.

Otro ex priísta y ex secretario de Gobierno que estuvo en las boleta fue José Eduardo Beltrán Hernández, candidato del Partido de Centro Democrático. Alcanzó apenas 373 votos, el 0.06 por ciento.

Traemos al escenario estos datos, porque recordamos una charla que tuvo el panista Rodríguez Prats con Laureano Naranjo Cobián y este franjero, la noche del 25 de diciembre de ese 1994.

Después de larga plática en el restaurante Vips del centro de la capital tabasqueña, donde ingerimos varios litros de café, Laureano y el columnista decidimos acompañar a pie al ex candidato a la gubernatura hasta su domicilio, ubicado entonces frente a la Iglesia La Conchita.

Justo cuando pasábamos, a eso de las 11 de la noche, frente al edificio del Congreso del estado, Rodríguez Prats se detuvo, puso sus manos en nuestros hombros, a fin de que también detuviéramos la caminata. Ahí nos dijo, palabras más, palabras menos:

“Uno se equivoca, piensa que porque fuimos funcionarios públicos y ya fuimos diputados, y porque militamos por muchos años en un partido, la gente nos conoce, pensamos que somos muy conocidos, y van a salir a votar por nosotros. La realidad es otra”.

Y es que Rodríguez Prats pensaba, creía que podía obtener más de 100 mil votos en esos comicios, y quedó sorprendido cuando el resultado fue de apenas 13 mil sufragios.

Cuento esta hecho de la vida real, porque algo similar le va a suceder a varios de los candidatos que tomarán parte en la elección del próximo domingo 1 de julio y, andan muy entusiasmado, desbordante de alegría.

Así, no serán pocas aquellas personas, investidas hoy de competidores electorales, que verán su triste realidad a través de los resultados oficiales del Tribunal Electoral, porque hay muchos políticos que la verdad, la verdad, son flor de un día.

La experiencia de años en el oficio y testimonios, como el que hoy aquí narro, nos demuestran que los que se van de un partido, se van solos y su alma. Claro, con algunos colaboradores.

Y aquí mismo, en este espacio, con nombres y apellidos de los candidatos, revisaremos los resultados electorales a partir del lunes 2 de julio.

Ahí se las dejo…