Seleccionar página

René Alberto López

Uno de los tabasqueños más destacados en la milicia en México es sin duda el general Audomaro Martínez Zapata, quien hoy en día es mencionado por los medios nacionales como el probable personaje que estará al mando de la Guardia Nacional.

El general en retiro cuenta con amplia trayectoria de trabajo en la Secretaría de la Defensa Nacional, y, puede aportar su experiencia en un cargo que no es desconocido para el militar.

Más allá de sus logros en el campo de la armada, Martínez Zapata tiene una insignia que muy pocos tienen el honor de portar: lealtad a carta cabal, y eso lo sabe más que nadie el presidente Andrés Manuel López Obrador.

No están equivocados entonces quienes consideran al militar tabasqueños como la persona idónea para estar al frente del nuevo cuerpo policial que se hará cargo de la seguridad de los mexicanos, en momentos tan complicados, sobre todo en tiempos que los cuerpos policiacos en el país son infiltrados por el crimen organizado.

Acá en Tabasco, con paisanos muy dados a enaltecer la política del cangrejo, seguramente sacarán a relucir en contra del general su pasado reciente en la Secretaría de Seguridad Pública, de la que fue su titular durante dos años y seis meses, en el gobierno fallido de Arturo Núñez Jiménez.

Pero pocos saben que, precisamente, ante el pálido, chato respaldo de Núñez a la Seguridad Pública de Tabasco, Audomaro prefirió irse, pues la debacle del gobierno del “cambio verdadero” ya asomaba en el horizonte, y, además, por su lealtad a López Obrador, pues a mediados de 2015 el gobierno perredista ya operaba electoralmente en contra de Octavio Romero Oropeza, candidato de Morena a la alcaldía.

Por eso, hoy que la Guardia Nacional es un hecho, los que conocen de la capacidad y entrega en el servicio de Audomaro Martínez Zapata, saben a bien que cuenta con las cartas credenciales para colaborar con éxito en el proyecto de su paisano, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Una institución de la magnitud de la Guardia Nacional no es un tema menor, sino todo lo contrario, y ante ello, el inquilino del Palacio Nacional será muy cuidadoso en designar al funcionario que, además de capacidad, cuente con el atributo de ser leal a las instituciones. Y es precisamente en ese aspecto, en donde salta el nombre del general tabasqueño.

Por si fuera poco, López Obrador conoce a su paisano desde la década de los 80, cuando el hoy presidente era funcionario del gobierno estatal, y Martínez Zapata estaba asignado a la 30 zona militar de Tabasco. Así, coincidieron en muchos actos de gobierno.

Se recordará que en la campaña por la presidencia de 2006, Audomaro fue designado por Andrés Manuel su jefe de seguridad, por lo que su lealtad al presidente de México y al país, no están en duda.

De este modo, coincidimos plenamente con quienes en el altiplano opinan que el militar tabasqueño sería la persona idónea para reclutar, adiestrar, y comandar a la Guardia Nacional.

Ahí se las dejo…

*La botica*

1.- Mientras otras voces consideran la “política de austeridad” y el “combate al robo de combustible” (huachicol) lo más destacado en los primero 100 días de gobierno de López Obrador, la Iglesia católica través de la Arquidiócesis de México destaca que ha sido la confrontación: “hemos visto mucha confrontación entre el titular del Ejecutivo y sectores que piensan distinto”.