Seleccionar página

René Alberto López

Hace algunos meses alguien me envió un video en el que se observa a unas personas tocar a la puerta de un domicilio. La voz del dueño de la casa se escuchó en el exterior: “¿quién es?” Afuera contestan: “Somos evangélicos”.
El propietario de la vivienda de nuevo pregunta: “¿qué quieren?”. Uno de los evangélicos responde: “queremos platicar”. El del domicilio vuelve a interrogar: “¿cuántos son?”. Y le responden: “somos tres”. El de la casa les dice: “entonces, platiquen entre ustedes”.
Bien, discúlpenme la comparación, pero la reciente respuesta del político tabasqueño Andrés Manuel López Obrador a José Antonio Meade y a Ricardo Anaya me hizo recordar aquel video.
Así es, los medios nacionales publicaron ayer la insistencia de los candidatos del PRI y del Frente a debatir con AMLO, y el abanderado de Morena respondió que debatan entre ellos. Lo dijo de este modo: “Si tantas ganas tienen, que debatan Meade y Anaya”.
Resulta que desde hace días sus adversarios están insiste e insiste que López Obrador acepte un intercambio de ideas con ellos. El candidato del PRI José Antonio Meade lo retó desde su cuenta de Twitter, en la que escribió: El Tribunal Electoral nos dio ya luz verde para debatir en este periodo intercampañas. Ya no hay pretexto @Lopezobrador_ ¡Éntrale! #YoMero.
Por su parte, el panista Ricardo Anaya le lanzó a AMLO un reto más picante al decirle que le faltan pantalones para debatir con él.
Pero desde la ciudad de Zacatecas el tabasqueño respondió: “Si José Antonio Meade y Ricardo Anaya tienen muchas ganas de debatir en este periodo entre campañas, “que debatan entre ellos”, afirmó este lunes Andrés Manuel López Obrador, quien reiteró que él no asistirá a otros que no sean los debates programados por el INE.
“Sin embargo Andrés Manuel López Obrador propuso a sus contrincantes que debatan entre ellos, Meade con Anaya, para ver todo lo que tiene ahí pendiente, que ya dejen de estarse cuestionado, criticando, que no se amenacen, que arreglen sus cosas con urbanidad, y que debatan ellos, y que vayan también al ministerio público, ahí no a debatir, sino a declarar, a la Procuraduría (General de la República).
“El tabasqueño pidió únicamente respeto a sus contrincantes, y lamentó el calificativo machista que le lanzó Ricardo Anaya, sobre la supuesta falta de pantalones para no debatir. “Yo nomás les pido que me respeten, eso de que me faltan pantalones, como dicen los jóvenes, esto sí calienta”, dijo López Obrador mientras soltaba una sonora carcajada ante los reporteros que lo entrevistaban.
“Me quieren echar montón, me quieren trampear, pero mis asesores los rusos de Catemaco y Zacapoaxtla, de Tuxtla Chico y Tepetitlán me dicen que no caiga yo en ninguna provocación, me dicen: ‘Andrés Manuelovich, tú tranquilo, ahí llévatela poco a poco, como pateando un bote, ahí te la llevas, poco a poco’”. (La Jornada/12/03/2018).
Bien. Lo que sucede en el panorama de la disputa por la presidencia no es nuevo, se trata de una estrategia. Siempre el que va en segundo lugar quiere debatir con el candidato que encabeza las encuestas con el propósito de subir sus números.
Y es que según todos los estudios demoscópicos publicados en distintos medios, el político tabasqueño va en caballo de hacienda rumbo a la jornada electoral a realizarse el domingo 1 de julio, en tanto que Meade y Anaya se disputan el segundo lugar. Ese es el tema.
La botica
1.- El dirigente del PRI Gustavo de la Torre Zurita manifestó que de la misma manera como regresó Socorro May López al PRI, esperan la llegada de otros actores políticos de Tabasco, y mencionó que María Estela de la Fuente Dagdug también tiene las puertas abiertas en su ex partido. El que “no podrá regresar al PRI por el resto de su vida es Cuco Rovirosa”, señaló tajantemente.

2.- Janicie Contreras García, mujer de izquierda, va por la alcaldía de Nacajuca abanderando al partido Morena. De acuerdo con testimonio de lugareños, son amplias sus posibilidades de triunfo debido a su trayectoria, en la que destaca su lealtad a los movimientos sociales impulsados por López Obrador.