Seleccionar página

René Alberto López

En primera fila estaban los gobernadores perredistas Arturo Núñez Jiménez, de Tabasco; Silvano Aureoles Conejo, de Michoacán y Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México.

 

Pero también estaba el panista y ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, lo mismo que el dirigente nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza.

 

Como se aprecia fue un acto vestido de pluralidad y con suficiente tela para confeccionar todo un traje completo de especulaciones.

 

Sobre todo, si prestamos oídos a una frase soltada por el orador principal del evento: “Campeche es hoy mi prioridad, pero mañana y siempre lo será México entero”.

 

Por supuesto, estoy hablando del acto político derivado de la entrega de su segundo informe de gobierno, que encabezó el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno Cárdenas, en el Centro de Convenciones de la ciudad de las murallas.

 

El acontecimiento no ha sido poca cosa, debido a los personajes políticos que concurrieron, cuando está por arrancar el inicio del proceso electoral presidencial, estos es, en plena etapa de especulaciones rumbo al 2018.

 

Y, el morbo crece, con el ingrediente de que los días 9 y 10 de este mes, en la capital campechana se desarrollará el debate de la mesa de Estatutos del PRI, nada más y nada menos en donde se definirá el método para elegir al candidato presidencial del tricolor.

 

Fue, pues, el acto del mandatario de Campeche, un informe con sabor a sucesión, en el que figuraron actores cuyos nombres atraerán los reflectores  de la política nacional en los próximos meses.

Como se sabe, el gobernador tabasqueño Arturo Núñez Jiménez es uno de los principales promotores del Frente Amplio Opositor, cuya intencionalidad es designar a un candidato a la presidencia  de la república, desde una alianza encabezada por el PRD y PAN.

 

No por nada Alejando Moreno Cárdenas resaltó que el Ejecutivo tabasqueño “su paisano y amigo” es el gobernador con mayor experiencia política, al presentarlo en el Centro de Convenciones.

 

Y, precisamente, en el acto del segundo informe del mandatario campechano  figuraban los perredistas Miguel Ángel Mancera y Silvano Aureoles Conejo, pero también fue notoria la presencia del panista y ex gobernador poblano, Rafael Moreno Valle.

 

Es probable que, uno de los tres políticos citados, se enfunde la candidatura del Frente Amplio Opositor, en caso de cuajar este es proyecto. Ello por el lado del perredismo y del panismo.

 

Moreno Cárdenas se expresó bien de los tres, no hubo preferencia, a cada uno de ellos “le dio calor”, al momento de citarlos.

 

Respecto al panorama dentro del PRI, no pocos pararon orejas cuando el gobernador campechano expresó:

 

Los ciudadanos campechanos que colmaron el Centro de Convenciones, entre ellos empresarios, comerciantes, líderes campesinos y obreros,  salieron contentos, satisfechos por el anuncio de nuevas obras de alto impacto para la entidad.

 

Pero poco más tarde en los cafés, restaurantes y otros centros de reunión de la ciudad de las murallas, los comensales no paraban de reconocer el “poder de convocatoria” de Moreno Cárdenas, de su buena relación con lo granado de la clase política nacional de todos los partidos.

 

Sin embargo, los lugareños hacían conjeturas respecto a cada una de las palabras lanzadas por el mandatario campechano en su mensaje político. Y, en las que más “pararon bolas”, como dicen los colombianos, fueron en estas frases:

 

“Los campechanos estamos en nuestro mejor momento. Somos protagonistas y tenemos liderazgo”. Y, esta otra ha sido la que más les caló: “Campeche es hoy mi prioridad, pero mañana y siempre, los será México entero”.