Seleccionar página

René Alberto López

En Tabasco, el caso Arturo Núñez sigue siendo una papa caliente, pues la oposición insiste en que sea llevado al banquillo de los acusados, pero los diputados del partido en el poder, ni los ven, ni los oyen.
El fin de semana el PRI tocó de nuevo ese tema espinoso para los diputados de Morena, pues saben que ahí le duele al partido vinotinto.
Además, los priístas van por la reivindicación del ex gobernador Andrés Granier Melo, de quien piden sea absuelto, a fin de que regrese a las filas del Revolucionario Institucional, en el entendido de que tienen la certeza de la aún popularidad del Químico y, la quieren aprovechar.
Claro, tiene detractores que nunca faltan, los llamados enemigos gratuitos, sobre todo, pero aunque usted lector lo dude, y esté sonriendo, Granier cuenta con un caudal de seguidores en Tabasco, ya que lo consideran una víctima de Enrique Peña Nieto y de su compadre Arturo Núñez.
Bien, el caso es que la bancada de Morena, mayoría en el Congreso del estado, zarandea otros temas en tribuna, tal vez como mero distractor, pero ni por asomo sacan a relucir el caso Arturo Núñez Jiménez, pues quisieran que no se haga más ola.
Sin embargo, la esquina del tricolor escudriñó entre la población tabasqueña el anhelo fuerte porque se haga justicia a Tabasco, y no quitarán el dedo del renglón. Así, los reclamos, irán subiendo de tono conforme se acerquen las elecciones intermedias, porque el asunto Núñez es rentable.
Al menos que en los dominios de Morena finalmente vuelvan a su esencia, esto es, como fueron en sus inicios, un partido combativo, aguerrido, en contra de actos contrarios a la buena marcha del presupuesto público.
Porque, si no le quitan esa bandera al tricolor, la verdad, la verdad, los rojos pueden crecer en los comicios de 2021.
Fue la diputada Katia Ornelas Gil, quien trajo de nuevo el tema Núñez a la opinión pública, al insistir que las autoridades estatales cumplan a la sociedad presentando las denuncias en contra de los ex servidores públicos del gobierno anterior, y particularmente a Arturo Núñez, “porque dejó un estado en caos y pululó la corrupción, y nosotros, como fracción, lo apoyaremos”.
Recordará el respetable que en la toma de protesta de Adán Augusto López Hernández, diputados del PRI se manifestaron con pancartas en contra de Núñez en la ceremonia oficial, en la que pidieron “cárcel para Arturo Núñez”, ex gobernador de Tabasco.
“Nosotros esperamos que este gobierno estatal cumpla con todos los tabasqueños, que las acciones en contra de estos ex servidores públicos, se refleje en demandas, y vayan a la cárcel, que no exista impunidad”, demandó la legisladora priísta en entrevista con la prensa.
Y aún hay más, exclamó que ojalá “Tabasco sea ejemplo de los dichos del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuando dice que ‘nadie por encima de la ley’, por lo que insistió en que se deben fincar responsabilidades, tras las irregularidades que se están dando a conocer de la administración del ex mandatario Arturo Núñez”.
De último, Ornelas sostuvo: esperamos que la autoridad absuelva al ex gobernador Andrés Granier Melo, y regrese a las filas priistas, ya que siempre fue un cuadro distinguido.
Bien. El tema Núñez aún tiene mucha carnita, pues, hasta donde sabemos, en cada una de las dependencias están revisando minuciosamente hasta las tarjetas informativas y, realizando auditorías.
Por si fuera poco, trabajadores de la Junta Estatal de Caminos dicen que ahí, son un secreto a voces las irregularidades dejadas en el gobierno de Núñez. Nos hablan de faltantes de emulsión asfáltica, y que no cuadra el tema de la gasolina, que les entregó Pemex para la rehabilitación de caminos estatales.
Ahí se las dejo…