Seleccionar página

René Alberto López_

E-mail: ralopez22@hotmail.com

Para algunos sonó como una frase más de un discurso emotivo lanzado por el político más popular de México, mientras que en el sector de los privilegiados tronó como un volcán en erupción: “Arriba los de abajo”.

Fue una expresión perdida entre las miles de palabras que dijo en su toma de protesta Andrés Manuel López Obrador, en ese histórico 1 de diciembre, pero la sentencia tiene un alto significado para el gobierno de la cuarta transformación.

Porque del dicho al hecho, ahora no hay mucho trecho, y una de las primeras acciones de este gobierno, incluso antes de entrar en funciones, se observó en la caída del Nuevo Aeropuerto de Texcoco, cuyo tema aún no se cierra.

Otro asunto que irremediablemente traerá cola es el de la reducción de lossalarios a funcionariosde arriba, para favorecer a los de abajo. Precisamente los portales de diarios de circulación nacional destacaban ayer por la tarde el anuncio de López Obrador en su conferencia mañanera:

“Anuncia AMLO aumentoa burócratas de menos ingresos”. La información corrió de inmediato y, esa franja de trabajadores de seguro pegó tremendo brinco hasta casi alcanzan el techo con sus cabezas. No es para menos, nadie los tomaba en cuenta.

Dijo el político tabasqueño esa fresca mañana (la de ayer jueves), que su gobierno contempla aumentos salariales para quienes perciben ingresos menores a 20 mil pesos mensuales:

“La Secretaría de Hacienda tiene instrucciones para otorgar incrementos a las percepciones por arriba de la inflación y tres puntos porcentuales más para quienes ganan menos de diez mil pesos, dos puntos porcentuales adicionales para quienes hoy reciben entre 10 y 15 mil pesos al mes y un punto más para quienes tienen percepciones entre 15 y 20 mil pesos.

‘’En ningún caso los aumentos estarán por debajo de la inflación y sólo se reducirán los sueldos de los altos funcionarios públicos’’. (La Jornada/06/12).

“Poquito porque es bendito”, es verdad, pero no hay dinero que sobre en estos aciagos tiempos de crisis profunda.

Desde luego, estas medidas de reducir salarios han tenido sus consecuencias, por ejemplo la renuncia anticipada de funcionarios del sistema financiero de la administración federal. Aquellos cuyos sueldos rascaban los 200 mil pesos mensuales, esto es, arriba de los 108 mil asignados al Presidente.

Ahora mismo hay pataleos en el Senado de la República. Ahí un total de 55 senadores de las bancadas delde PRI, PAN, PRD, MC, así como del PVEM y PT, presentaron esta semana una acción de inconstitucionalidad contra la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, pues alegan que violenta la división de poderes.

Los legisladores que no quieren ver deterioradas sus percepciones, alegan ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación que “les otorgue la suspensión de la entrada en vigor de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos”.

De este modo, esta norma quedaría congelada hasta que el máximo tribunal resuelva si viola disposiciones constitucionales y tratados internacionales.

Bien. El ejemplo del Presidente de México está siendo copiado en Tabasco, donde la primera muestra se dio en el Congreso del estado. Ahí los diputados tabasqueños decidieron bajarse la dieta y otras percepciones.

Se sabe igual que en las alcaldías de Morena los sueldos ahora no serán escandalosos, como ocurría antes. La medida es, dicen, con el propósito de ahorrar recursos para supuestamentedestinarlos a programas sociales.

Pero el pueblo sabio que pocas veces se equivoca, y conociendo la mala fama de algunos servidores públicos en puestos de primer nivel, comenta en voz alta que ojalá y estos recursos bajen realmente para favorecer a los de abajo con servicios como centros médicos, medicinas, escuelas, seguridad, entre otras carencia. Claman los lugareños porque se cumpla con la proclama: “Por el bien de todos, primeros los pobres”.

Y es que el sector de los escépticos, considera que la medida de López Obrador de bajarles el salario a los altos funcionarios, allá y acá (en la administración federal, estatal y municipal) no funcionará, pues creen, dicenque los servidores acostumbrados a la buena vida buscarán la manera de hacer negocios turbios al amparo del poder.

Ahí se las dejo…

*La botica*

1.- Una buena para Tabasco: López Obrador mencionó que se adelantará (ahora en diciembre) participaciones federales a las entidades que lo soliciten para que puedan resolver sus problemas de pago de nómina, claro, de conformidad con el presupuesto autorizado.