Seleccionar página

René Alberto López

Alejandro Moreno Cárdenas lanzó sus cartas por conducir al PRI nacional y, por un trato de iguales con la federación. Esa fue la nota en su tercer informe de gobierno.
Hizo un amplio llamado a los miles de ciudadanos de todas las regiones del país para “recuperar la fortaleza de las ideas de todos y no quedarnos con la idea de una sola persona”.
Y es que no obstante que el PRI resultó derrotado el pasado 1 de julio, ese estado de ánimo no pasa hoy por el gobernador de Campeche, esto es, no se identifica con el camino del vencimiento, pues explicó que “para perder se tiene uno que rendir”. Ayer el campechano se sacudió con ímpetu el plumaje de la derrota:
“A mi jamás me vencerán, pues dicen que para vencer a alguien, se tiene que rendir; y yo jamás me rendiré”, manifestó alzando la voz frente al auditorio que lo escuchaba en el Centro de Convenciones de Campeche.
Ahí, en primera fila, lo más granado del tricolor actual: Claudia Ruiz Massieu, presidenta nacional; Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México y Miguel Ángel Osorio Chong, probable líder de la bancada del PRI en el Senado, y otros cuadros priístas de peso como Abelardo Carrillo Zavala, René Juárez, Rubén Figueroa Alcocer y José Murat.
Todos estaban atentos, pero cruzaron miradas, cuando Moreno escaló la voz para precisar sus pretensiones: “Tengo la mirada bien puesta en el horizonte, y México entero es ese horizonte. Lo que hacemos bien en Campeche, lo podemos hacer bien en todo el país”.
Y la ovación más estridente se escuchó, cuando tras levantar la cabeza hizo vagar su mirada por encima de los asistentes y soltó: “estoy listo para construir un nuevo liderazgo nacional”.
Palabras estas que habrán encendido las alarmas en el grupo de Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernador de Oaxaca, quien ha mostrado interés por la dirigencia nacional del tricolor, y, quien apenas el lunes último estuvo en la capital oaxaqueña, para reunirse con los medios y hablar del PRI y de sus procesos de elección.
Sin embargo, de los cuadros perspicaces del priísmo, con otro bagaje, capaz de inspirar a una nueva generación de activos en el tricolor, es precisamente Moreno Cárdenas, cuya principal característica es verlo echado siempre para adelante.
Le caería como anillo al dedo a un PRI desvencijado, hoy sin aliento, porque una más de sus particularidades es su contumacia cuando se propone algo, por ello, pudo lograr la gubernatura de su estado, por encima de políticos con más kilometrajes recorridos.
Otro tema capaz de levantar el murmullo en el acto político, tuvo que ver con el trato de iguales, que se plantea con la federación, aunque lo dijo con otras palabras:
“Ante la nueva administración federal, reafirmamos nuestra fórmula de gobierno: ley y firmeza, política y diálogo. Respetamos las facultades del gobierno federal, y haremos respetar las facultades estatales. Entre órdenes de gobierno no existen jerarquías, sino esferas de competencia diferentes.
“Por eso los Estados, conforme al artículo 40 constitucional, tienen gobiernos libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior. En consecuencia, ningún orden de gobierno es jefe de otro orden de gobierno”.
Así, mencionó tajantemente: “todo será conforme a la Constitución federal: de gobierno a gobierno”. (El que tenga oídos que oiga).
Pero también sacó la espada de la diplomacia, al expresar: creemos en la buena voluntad del licenciado Andrés Manuel López Obrador, y apoyaremos las decisiones de su gobierno que sean en beneficio de los campechanos y de los mexicanos.
Bien. En una ocasión frente a este franjero, Alito Moreno expresó que él estaba preparado para jugar en las “ligas mayores de la política nacional”. Conociendo su temple, seguramente cumplirá esa sentencia.
La botica
1.- Nuestra solidaridad con el paisano Jorge Abdó Francis por el sensible fallecimiento de su señora madre, allá en la Ciudad de México. Que el señor la ampare en su reino. QEPD.
2.- Este 8 de agosto cumplirá un año de fallecido Jaime Avilés, el periodista más cercano a Andrés Manuel López Obrador, y, precisamente, mañana 8 de agosto, le entregarán su constancia de mayoría al próximo Presidente de México.