Seleccionar página

Villahermosa, Tab- A finales del mes de noviembre, el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI, Manuel Andrade Díaz, dio a conocer durante la comparecencia de los secretarios de Gobierno y de Planeación y Finanzas sobre la adquisición de un helicóptero marca Agusta Westland, modelo 2002, con número de serie 11134, aeronave que se pagó con recursos del Estado y con 15 millones de pesos que PEMEX le donó a Tabasco.

En esa fecha el ex gobernador de Tabasco, señalo que según un acuerdo de fecha 22 de diciembre de 2015, se estableció un plazo de 12 meses para adquirir la aeronave mencionada, porque sería empleada para que el Instituto de Protección Civil realizara actividades de vigilancia de ductos e instalaciones en el Estado, así como auxiliar en tareas de protección civil en la entidad.

Han pasado casi cuatro meses y aun no se ha dado respuesta ni de la aeronave, ni de las auditorias emprendidas por parta de la Secretaria de Contraloría, muchos menos de la devolución de los recursos, por ello el líder de la bancada priista, en la sesión pública de este jueves, lanzó un recordatorio a las autoridades involucradas

“Me permito hacer un recordatorio al Secretario de Planeación y Finanzas, al titular del Instituto de Protección Civil y a la Secretaria de Contraloría en el Estado, para que no se olviden del asunto, porque son muchos millones de pesos los que indebidamente se pagaron por adelantado y el bien objeto del contrato hasta la fecha no ha sido entregado, ni el dinero ha sido recuperado”.

En ese sentido, Andrade Díaz, comparó, “cuantos proveedores locales quisieran tener la suerte de esa empresa, de que se le paguen los productos que le suministran al gobierno antes de entregarlos”.

Asimismo, les solicito que informen a los tabasqueños que ha pasado con la compra del helicóptero, que informen si se demandó a la empresa, si se hizo efectiva la fianza, o que ha pasado.

También que digan , si se sancionó a los servidores públicos que participaron en esa compra irregular y sobre todo a los que realizaron el pago sin haber recibido la aeronave.

“Finalmente hago un exhorto a la titular de la Secretaría de Contraloría y al titular del Órgano Superior de Fiscalización, para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, auditen a fondo la compra de ese helicóptero y con base en sus resultados se finquen las responsabilidades administrativas y resarcitorias correspondientes”.

Aunque aclaró que en caso de que ya hubieran iniciado las auditorías correspondientes, lo que sería plausible, informen los avances que tienen al respecto.

Ante esas irregularidades, la Auditoría Superior de la Federación, al fiscalizar los recursos que PEMEX donó para la compra, observó incluso, que el proveedor de DCO Aviation Solutions, recibió un pago superior a lo donado por PEMEX, ya que le sumaron los productos financieros generados desde que se entregó el recurso y hasta que se ejerció el mismo, por lo que de 39 millones se elevó a 45 millones 600 mil pesos.

Asimismo, la Auditoría Superior de la Federación observó, que todo el proceso estuvo mal, desde el tipo de licitación, la elaboración de actas, etcétera.

Caja de datos

Irregularidades en la compra del Helicóptero:

  • Que en vez de hacerse mediante una licitación pública, como lo ordena la Constitución, se realizó mediante compra directa.
  • Que el precio sería de 39 millones 312 mil pesos más IVA, pagadero en parcialidades; sin embargo, inusualmente el gobierno pagó toda la cantidad sin recibir el bien.
  • El helicóptero debió quedar entregado en diez días naturales, según el contrato original del 31 de octubre de 2016, pero ello no ocurrió.
  • Al no haberse entregado en el plazo convenido, se firmó una prórroga para el 21 de diciembre de 2016, fecha en la cual tampoco se entregó.
  • Al practicarse el avalúo conforme a la documentación que presentó la empresa, se dictaminó que el modelo que estaba en la carátula del servicio era un tipo de helicóptero, pero dentro de la hoja de servicio de revisión se habla de otro, de lo cual aparentemente nadie se dio cuenta.
  • Asimismo, se menciona una aeronave con una matrícula, que aparece como propiedad de Soul the Crow Aircraft; sin embargo, conforme al contrato, a la empresa que se le compró es DCO Aviation Solutions S.A. de C.V., de lo cual tampoco nadie se percató.
  • Se menciona que la empresa a la que se le compró el helicóptero está involucrada en varios hechos presuntamente de carácter delictivos, y tiene varias denuncias federales.
  • También que esa empresa aparece como dueña de un avión que recuperó el gobernador actual de Veracruz, porque se lo habían vendido, pero nunca se lo habían entregado.
  • La empresa ha sido investigada por lavado de dinero, por parte de la autoridad federal.