Seleccionar página

Excélsior

Luego de ocho años de purgar condena por el asesinato de José Fuentes Esperón, “Pepe Fuentes”entonces candidato del PRI a diputado local en Villahermosa, de violar y acribillar a su esposa Lilian Arguelles y asfixiar a sus dos hijos, de 9 y 13 años de edad, Marco Iván Soto Vidalalias “El Chelo Satán” abandonó este miércoles el Centro de Internamiento para Adolescentes Infractores de Tabasco.

Luego del cuádruple crimen cometido el 5 de septiembre de 2009, y de que un juez del Tribunal de los Menores le dictara sentencia condenatoria por los delitos de homicidio, robo y violación, “El Chelo Satán” cumplió su condena. La boleta de libertad fue librada esta mañana por el juez Gilberto Melquiades Díaz.

Soto Vidal, que contaba con 16 años de edad cuando cometió el crimen, tiene otro proceso penal en el Juzgado Penal Primero por haber introducido un celular a su celda, lo cual acción que realizó siendo ya adulto, por lo que enfrenta otro procedimiento que no amerita su reclusión en el Creset, por no ser considerado delito grave.

El múltiple crimen que conmocionó a Tabasco e impactó al país la madrugada del 5 de septiembre de 2009, lo cometió “El Chelo Satán” y tres cómplices en la casa del candidato del PRI de la Privada Tucanes, de Villahermosa.

La mucama de la familia Fuentes Argüelles encontró los cuerpos ensangrentados de José “Pepe” Fuentes Esperón, su esposa Lilian Arguelles Beltrán. En una segunda habitación estaban los cuerpos de sus menores hijos, también sin vida, el fraccionamiento Tucanes.

Inicialmente el móvil del crimen había sido por robo, sin embargo, se desentrañó una macabra historia en la que un vecino de la familia, “El Chelo Satán”, que vivía a dos casas de los Fuentes, obsesionado con la señora Liliana Argüelles, había planeado el hurto y la violación de la esposa de Pepe Fuentes.

A 24 días de los hechos, Marco Iván Soto Vidal “El Chelo Satán”, autor intelectual y material del crimen, así como Julio César Moreno García, alias “El Loco y Ricardo Hernández Rodríguez, este último vigilante del fraccionamiento, habían sido detenidos como los presuntos responsables de la masacre que conmocionó al país.

Según confesó uno de los implicados, Fuentes Esperón forcejeó contra uno de sus agresores, que le disparó a quemarropa con una almohada para que no hiciera ruido. Luego amarraron a los niños y a la señora, a la que le dispararon por la espalda a la altura de la nuca y dos de ellos la abusaron sexualmente.

A los niños, Pepe y Fernando, los amarraron con cinta industrial en la boca, lo cual les causó asfixia.

Los resultados de las huellas dactilares encontradas en la camioneta de las víctimas, confirman su participación en el crimen. El examen seminológico realizado al condón que se encontró a un costado del cuerpo de la señora Lilian Arguelles, coincidió con el perfil genético de Ricardo Hernández. A su vez, el exudado vaginal realizado al cuerpo de la esposa de Pepe Fuentes determinó que el perfil genético coincide con el de Iván Soto “El Chelo Satán”.

Más tarde un parte policiaco reveló que la esposa del político tenía un disparo en la cabeza. Pepe Fuentes había sido acribillado con revolver calibre 38 y degollado. Sus dos hijos, de 10 y ocho años, asfixiados.