Seleccionar página

Eugenio Hernádez Sasso

 

El acoso sexual en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) ha cobrado singular relevancia, luego que un grupo de estudiantes se vistió de morado y protestaron contra el presunto delito del que son víctima por parte de maestros de esa institución de educación superior.

El asunto se torna todavía más interesante cuando los muchachos no solamente denuncian el acoso sexual de maestros y personal administrativo, sino que el rector Jesús Manuel Piña Gutiérrez solapa y encubre a esos dementes que abusan de jovencitas.

El problema más grave sería, en ese sentido, que José Manuel Piña se haya convertido en alcahuete de violadores que, al amparo del poder cometan ilícitos impunemente en el alma mater de Tabasco.

Si un grupo de estudiantes se atrevió a protestar en el gallo universitario, es porque las mujeres están hartas de ser acosadas por maestros y compañeros estudiantes; seguramente procederán, en breve, a realizar denuncias ante la Fiscalía General del Estado, y, entonces sí, los culpables tendrán que pagar por los delitos cometidos.

Habría que hacer una investigación a fondo, dar con los culpables, ponerlos a disposición de las autoridades respectivas y hacer justicia a jóvenes que han sido víctima de violación y acoso sexual. “Mi maestro de pensamiento matemático me acosó sexualmente”, se leía en la playera de una de las estudiantes que protestaron.

Recordemos que el acoso sexual es la intimidación y promesas no deseadas o inapropiadas a cambio de favores sexuales. Si esta práctica se da en la UJAT, no me quiero imaginar la mentalidad retorcida de algunos maestros y el daño que le han ocasionado a muchas generaciones que, por miedo, no han sido capaces de denunciar el delito.

Si de acuerdo a la denuncia pública de algunos jóvenes así están las cosas en la UJAT, es muy probable que también exista el mismo problema en el nivel medio superior. Corresponde a las autoridades y padres de familia generar confianza en los muchachos para que, sin temor alguno, realicen sus denuncias formales y se castigue a quienes resulten responsables.

Si se va a zanjar la corrupción, entonces que sea en todos los niveles y en todos los sectores, de tal forma que no haya maestros corruptos que acaben con los sueños de jovencitos y jovencitas que, a causa del control, dominio, humillación y sometimiento de maestros perversos, inmaduros, impulsivos e inestables, tengan que truncar sus carreras.

Las chicas denunciaron que han sido víctima de acoso en la División Académica de Ciencias Sociales y Humanidades y señalan que “existen miles de denuncias”, me imagino que ante los mismos órganos internos de la UJAT, razón por la cual se atreven a precisar que el rector Piña solapa a los transgresores.

Sassón

En junio se llevará a cabo, en Villahermosa, el Congreso Regional de Ingeniería Civil, con temas de Turismo y Energía. Ahí se intercambiarán experiencias entre profesionales de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.