Seleccionar página

Eugenio Hernández Sasso

En Tabasco se pone cada día más candente el asunto electoral y, dentro de ello, las candidaturas independientes no son la excepción; saquen ustedes conclusiones mis fieles cinco lectores, pues ayer, con la frase “No a una simulación”, Manuel Paz Ojeda abandonó el proceso en Tabasco porque, dijo, no avalará un proceso inequitativo y viciado de origen.

Para algunos ciudadanos interesados en participar en la elección, reunir los requisitos de inscripción es un verdadero calvario, pues les pusieron una serie de exigencias que no permite facilidad alguna, sino, por el contrario, representa una serie de obstáculos que los desalienta. Por ello algunos desisten de sus aspiraciones y otros solo hacen como que quieren pero se mantienen paralizados en la recolección de firmas.

Imagine usted que una vez superada la primera etapa y después de recibir las constancias correspondientes, un aspirante a candidato independiente al gobierno del estado de Tabasco tiene que darse a la tarea de recopilar, por lo menos, 680 firmas diarias, un promedio de 24 por hora, equivalentes a una cada dos minutos.

Sin tener que razonarlo mucho, ello indica que cada uno de los aspirantes debe tener una súper estructura para lograr el objetivo de 34 mil firmas en un lapso de 50 días. Y la pregunta obligada es ¿con qué ojos divino tuerto? Si lo que más limitado tienen por las autoridades electorales son los recursos financieros.

Manuel Paz decidió mejor retirarse, pues durante varios meses fue mencionado por analistas como una carta verdaderamente independiente, pero el empresario tabasqueño no encontró, de acuerdo a sus argumentos, piso parejo en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPCT).

Durante varios años Manuel Paz se dedicó a construir una red integrada por unas 16 mil mujeres en todo el estado, además de trabajar con 3 mil 500 familias cacaoteras. Es decir, ha logrado un buen capital político que lo podría ubicar, en los próximos días, como abanderado de un partido político.

Recordemos que Paz Ojeda fue fundador del Partido Nueva Alianza (Panal) y esa organización podría cobijarlo para competir en el proceso electoral del 1 de julio del presente año.

Si esa hipótesis se confirma, entonces tendría tres grandes fortalezas: el gremio magisterial, los grupos independientes que han caminado con él todo este tiempo y la adhesión de muchos de aquellos que no encuentren espacio como candidatos en sus partidos.

Por lo pronto quedan dos aspirantes con grandes posibilidades a la candidatura independiente al gobierno de Tabasco: Jesús Alí de la Torre y Oscar Cantón Zetina. El primero lleva un avance de 23 mil 140 firmas y el segundo 19 mil 816. Ahí la llevan.

Sassón

En Tenosique le jugaron chueco a Alberto Vega Celorio, quien punteaba en la encuesta para candidato del PRI a la alcaldía, por lo que procedió a renunciar a su militancia y buscar la oportunidad a través del frente PRD-PAN-MC. Lo mismo sucedió en Jalapa con Edison Hernández Pinto. En Balancán, Erubiel Alonso espera que el CDE del PRI le cumpla la promesa de postularlo a la alcaldía.