Seleccionar página

Eugenio Hernández Sasso

Vivir en el campo brinda la oportunidad de respirar aire puro, vivir sin prisas, dormir sin ruidos, disfrutar paisajes, tener una alimentación sana, permanecer sin tensiones; además, ofrece la maravillosa oportunidad de trabajar, prosperar y obtener extraordinarias ganancias financieras si la gente es capaz de organizarse y dar valor agregado a la materia prima.

Les comentaré brevemente la exitosa historia de Román Hernández, quien después de dedicar la mitad de su vida al servicio público en diferentes dependencias de gobierno y organizaciones políticas, y no lograr prácticamente nada, decidió voltear su mirada hacia las actividades agropecuarias.

Román analizó la posibilidad de sembrar plátano macho y banano Tabasco, pero, al no contar con tierra para llevar a cabo su proyecto de siembra, convenció a su suegro para poner en práctica su sueño, en diez primeras hectáreas. La fortuna empezó a sonreírle, pues otros familiares cercanos, al ver la viabilidad del proyecto, se unieron y formaron la Sociedad de Producción Rural “Plantaciones Mezcalapa”.

Esa organización empezó con ocho personas, luego se unieron 15 más, y, ahora, en una superficie de 120 hectáreas, producen 80 toneladas mensuales de banano y dos mil toneladas anuales de plátano macho, generan 45 empleos fijos y 60 indirectos, comercializan 19 contenedores de plátano macho y nueve de guineo, semanales, en los estados de Yucatán y Quintana Roo, así como en Atlanta, Giorgia, EE.UU.

Eso mismo motivó a Neftalí Arias a dejar su empleo en Comisión Federal de Electricidad (con una profesión), y regresar a la actividad que desde pequeño le inculcaron su padre y su abuelo Neftalí Morales, quien a sus 91 años todavía se conserva físicamente entero y espera ver el crecimiento de la organización por varios años más.

La actividad que estos hombres desarrollan no les trae beneficios solamente a ellos, pues las esposas de los trabajadores también son contratadas y capacitadas para realizar el proceso de selección de la fruta que se empaca en cajas de cartón y, por su calidad, se envían fuera del estado de Tabasco.

Como se han visto cortos en la producción para satisfacer las necesidades del mercado, han tenido que solicitar el apoyo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa). En la dependencia, el delegado Francisco Herrera León atendió de inmediato su proyecto y entregó el componente de capitalización productiva agrícola e incentivo de infraestructura de instalaciones para que los hombres del campo sigan adelante.

Esto es lo que muchos han dejado de hacer. Hay miles de hectáreas ociosas en Tabasco, porque sus propietarios decidieron dedicarse a otras actividades, entre ellas la petrolera, y abandonaron lo que en años anteriores fue la mayor fuente de riqueza en la entidad: el agro.

El ejemplo de Román Hernández es una prueba de que cuando todos en el campo hacen equipo se pueden lograr objetivos exitosos. Las dificultades pueden superarse en unidad y con el apoyo de los gobiernos, en este caso el federal, que no limita la mano para dar ayuda a quienes decidieron activar la producción de sus tierras.

Sassón

Después de varios años de permanecer alejado de la actividad pública, Florizel Medina Pereznieto despacha ahora como delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en Tabasco. El famoso Pechel es una persona con gran calidad humana y mucha capacidad para desempeñar las actividades que hasta ahora se le han encomendado. Con sus conocimientos y experiencia, sin duda llevará a esa dependencia a otro nivel.