Seleccionar página

Eugenio Hernández Sasso

Todo parece indicar que, con la firma de nuevos contratos del programa “Adiós a tu deuda”, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) busca generar conflictos en Tabasco y evidencia que Manuel Bartlett, titular de esa empresa productiva del Estado, desobedece al presidente Andrés Manuel López Obrador.
A falta de transparencia en los nuevos ajustes de parte de la compañía, usuarios se han inconformado al firmar un nuevo contrato que por ningún lado establece la tarifa 1F, la más baja de todo el país según las autoridades.
Lo malo de todo esto es que confunde a la ciudadanía y se lleva entre las patas al gobernador Adán Augusto López Hernández, gobernador de Tabasco, quien a estas alturas ya parece más bien vocero de CFE, pues a diario tiene que aclarar los problemas que la empresa genera.
A partir del 1 de junio entró en vigor el borrón y cuenta nueva, y la tarifa 1F para todo el estado de Tabasco; sin embargo, quienes acuden desde las cinco de la mañana a las oficinas de CFE para renovar sus contratos, se han dado cuenta que firman un documento con tarifa 1C o 1D, pero nunca con 1F.
Además, tienen que pagar un finiquito por el servicio de los primeros 10 días del mes de junio y, en la medida que se atrasen, el costo será mayor según el número de días que corresponda.
El gobernador Adán Augusto López ha tenido que salir de nuevo a dar una aclaración al pueblo porque la Comisión Federal de Electricidad no lo hace. Pareciera que esa empresa quiere causar conflictos y no resolver el añejo problema de 500 mil usuarios que generó un adeudo de 11 mil millones de pesos.
Y en el Congreso del Estado, donde se encuentra la representación del pueblo, en vez de preocuparse porque estos conflictos se resuelvan, Beatriz Milland y sus legisladores están más ocupados en saber quién autorizó al notario Gerardo López Conde grabar un promocional en el recinto legislativo.
Se dice que le dieron permiso para pasar con un grupo de alumnos y el abogado aprovechó para grabar un vídeo en el que promueve sus comentarios en un medio de comunicación ¿Será esto algo grave como para darle tanta importancia?