Seleccionar página

Eugenio Hernández Sasso

La jornada electoral del 1 de julio del año próximo se percibe interesante. Tres precandidatos por la gubernatura del estado hay a la vista, de los cuales dos se consideran fuertes: Gerardo Gaudiano, del PRD, y Adán Augusto López, de Morena; Georgina Trujillo, por el PRI, está ubicada en el tercer sitio con un partido agrietado; tendrá que trabajar mucho en la reconciliación de fuerzas internas y sumarlas si quiere llegar fortalecida.

Adán Augusto le apuesta al arrastre del efecto López Obrador que, en 2012, llevó a Arturo Núñez a la gubernatura de Tabasco, pues Morena se avizora como un partido fuerte en la entidad, a pesar de su corta edad y de ser la primera vez que participa en una elección constitucional para el gobierno del estado.

Gaudiano, a su vez, le apuesta primero a la reconciliación con quienes no salieron favorecidos en las encuestas que le dieron la precandidatura, y, segundo, a la gran cantidad de obras que ha realizado en el municipio de Centro, en tan solo 19 meses.

Adán Augusto trae un discurso similar al de Andrés Manuel López, en el sentido de acabar con la corrupción; sin embargo, la mayoría de sus aliados tienen un pasado histórico de inmoralidad administrativa que en vez de sumar, a la hora de la definición podrían restarle sufragios.

Gerardo Gaudiano ya demostró, en año y medio, que tiene capacidad de gestión para atraer recursos de la Federación y construir obras que la gente necesita, porque gobierna desde la calle, desde la comunidad, en contacto directo con la gente. No es un político a la antigua que se encierre en sus oficinas.

Además, en estos tiempos no es común que un alcalde entregue tantas obras en diciembre y dé banderazo de inicio a otras, mucho menos que le haga una posada a los trabajadores en la cual se sorteen una gran cantidad de regalos. No es común que los trabajadores de limpia estén conformes y no le tiren la basura frente al palacio y no es común que a estas alturas ya haya pagado las dos quincenas de diciembre y los aguinaldos de la plantilla laboral.

Todo eso se logra con un manejo transparente de los recursos y con una eficiente administración. Esas son las cartas con las que juega Gaudiano desde ahora, la gente lo sabe y por eso es casi seguro que crecerá, así como se ha crecido a la guerra sucia y a los embates de sus adversarios durante casi 575 días de gobierno.

Sassón

Casilda Ruiz Agustín asumirá la presidencia municipal de Centro a partir del 1 de enero de 2018. Seguramente continuará con la misma dinámica de Gerardo Gaudiano, pues es de las regidoras que no se ha perdido una gira con el alcalde.