Seleccionar página

Eugenio Hernández Sasso

Tabasco vive, desde hace 6 años, la peor crisis financiera de los últimos tiempos. Los tabasqueños comentan que, además del pésimo gobierno de Arturo Núñez y su pandilla, la caída en el precio del petróleo, la falta de empleo en la entidad y la inseguridad pública, el dinero de la nueva administración se demora y todavía no llega a las arcas estatales y municipales.

La gente empieza a desesperarse debido a que por sus manos no circula el billete y, por lo tanto, no satisface sus necesidades más apremiantes. Aunque la puesta en marcha del programa “Sembrando Vida” ya representa un caramelo para las raquíticas finanzas del pueblo, el hambre todavía no se supera.

Usted , lector, que es bastante fijado, ya se habrá dado cuenta que los alcaldes en Tabasco no salen a las comunidades porque sería tanto como tirarse al precipicio. ¿Qué le van a llevar a sus gobernados? ¿Mentiras? No, les tienen que llevar respuestas a los compromisos que se hicieron durante sus campañas ¿Y si no hay dinero? Ese es el problema. No es que estén escondidos desde hace casi cinco meses, es que aún hacen gestiones para atraer recursos y empezar a trabajar, con todo, en sus municipios.

En diciembre se cumplieron cien días de gobierno y no dijeron nada. No zalamerearon como los de antes. Es más, ni siquiera se sabe si existe el Plan Municipal de Desarrollo. ¿Qué pasó, entonces? Que recibieron el gobierno el 4 de octubre, cuando el presupuesto del año pasado se había agotado y el nuevo todavía no llega, sino hasta finales de febrero o principios de marzo.

Hay gente tan desesperada que ha iniciado campañas de desprestigio en contra de algunos gobernantes municipales, como es el caso de Roberto Villalpando, en Macuspana, un hombre que se conduce con honestidad y trata de esclarecer el saqueo heredado por José Eduardo Rovirosa, su antecesor, en los tribunales.

Como a Villalpando no le encuentran el modo, entonces utilizan como el punto más débil a su prometida, Sibila Ileana Solís Ramírez, para golpearlo y dañar no solamente su imagen sino también la de la dama, quien la única culpa que tiene es ser la novia del alcalde y que muy pronto contraerá nupcias con él en un acto muy sencillo, con su familia más cercana como invitados.

Prácticamente no hay nada qué hacer sin recursos, y no es culpa de los presidentes municipales, es que el ejercicio presupuestal empezará a fluir a partir de los últimos días de febrero o primeros días de marzo, como ya mencioné antes, y, mientras tanto, se la tienen que llevar “pian pianito”.

Sassón

En ese lapso de crisis, Evaristo Hernández Cruz aprovechó para pedir licencia por 30 días y atenderse un padecimiento en la garganta. Necesita estar al cien por ciento, a fin de que cuando empiece a ejecutar obras en el Centro pueda hablar, y hablar, con mucha energía… El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, aclaró que la disminución de los aguinaldos no afecta a los trabajadores sindicalizados al servicio del estado, solamente serán los de confianza y de cierto nivel para arriba. Aquí el punto es que los gobiernos anteriores, con estrategias electoreras, extendían los logros sindicales a toda la burocracia. Ahora, volver las cosas a su estado normal cuesta un poco pero no es imposible. Imagínese usted que hubo un tiempo en el que a fin de año los empleados de confianza cobraban, independientemente de sus 85 días de aguinaldo, compensación triple, y no era poca cosa. La 4T implica austeridad para los que más ganan.