Seleccionar página

Eugenio Hernández Sasso

Alejandro Moreno Cárdenas demuestra que, ante la adversidad, se debe crecer y convertir la crisis en oportunidades de desarrollo para Campeche; hay que promover el crecimiento económico sin detenerse a responder a sus adversarios, porque solo hay una manera de evitar las críticas: no hacer nada, no decir nada y no ser nadie.

El mandatario campechano sabe que el tiempo es limitado para transformar a su estado, y por ello ha iniciado un “imparable crecimiento” con obras que, por su magnitud, requieren más de un ejercicio anual para terminarlas. No es que no se vayan a hacer, es que llevan más tiempo del que comúnmente una edificación cualquiera requiere.

Con hechos, Moreno Cárdenas ha callado la boca de críticas infundadas, esas que se levantan y se oponen de manera mediocre a los planes de quien coloca con sus acciones el nombre de Campeche en la conciencia de todos los mexicanos que buscan satisfacer sus necesidades más apremiantes: desarrollo financiero y seguridad pública.

A principio de año Alito inauguró el distribuidor vial “Gobernadores” que facilitará el desplazamiento de 12 mil vehículos que transitan diariamente por la avenida más concurrida de la Ciudad de las Murallas. Este es el primer segundo piso en una ciudad del Sureste de la República.

No le ha importado que el presupuesto de esa entidad no sea el más holgado, pues en el ejercicio 2019 de la Cartera de la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHyCP) fue reducido en un 51.44 por ciento, en relación al de 2018, equivalente a unos 600 millones de pesos menos.

El mandatario campechano no solo se ha comprometido a ejecutar obras de impacto que retraten el rostro de un estado moderno y demuestren el carácter de un nuevo Campeche, sino que ha cumplido su palabra y se ha arriesgado a realizar, día con día, más obras en beneficio de su gente.

Ahí no se colocan primeras piedras sino se construyen obras cuando la inversión está asegurada. Ahí está, por ejemplo, el nuevo Puente de la Unidad en el que se invierten más de mil 500 millones de pesos y que muy pronto será inaugurado por el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador. El beneficio será extraordinario para los habitantes del estado.

También están el “Libramiento de Ciudad del Carmen”, la “Cancha de San Lucas”, el “Drenaje pluvial y red de agua potable en la colonia Cuatro Caminos”, la “antigua Carretera Federal a Mérida”, la “Prolongación de la avenida Lázaro Cárdenas”, la “Revitalización urbana del centro Barrio de San Román”, el “Auditorio adjunto al Centro Internacional de Convenciones Siglo XXI” y la “avenida Crecer en Grande”.

Está, entre otras obras de gran impacto, el “Foro Campeche”, el cuál será el más grande centro de entretenimiento en el Sureste del país, la “remodelación del Malecón”, el “boulevard Costera Playa Norte de Ciudad del Carmen”, la “Unidad Deportiva” en ese mismo municipio, en fin.

Pero no solo es obra, también es crecimiento económico a pesar de la crisis petrolera (Campeche registró hace unos días un repunte de 4.3 por ciento, de acuerdo a cifras del INEGI), castigo a los corruptos y, estratégicamente, dar seguridad a quienes habitan y visitan ese estado, para que puedan caminar por sus calles sin miedo, en paz y tranquilidad.

Su liderazgo de diálogo enmarcado en la ley, de unidad y suma de esfuerzos, han llevado a Moreno Cárdenas a presidir la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y a incluirlo desde diciembre de 2018, por encuestadoras mexicanas, en la lista de los presidenciables para 2024.

Cuando otros no encuentran la forma de superar la crisis, el gobernador campechano augura, con el desarrollo de proyectos estratégicos de inversión en los próximos meses en las ramas turística, comercial, agroindustrial y portuaria, mayor crecimiento financiero.

Su gestión ante el gobierno federal es incansable y Campeche se ha convertido en el estado más estable, no solo en materia de seguridad pública (es el estado más seguro de México) sino también para la inversión en el campo, turismo e industria.