Seleccionar página

Jorge Jesús de la Cruz

Luego de un inusitado activismo de Candelario Pérez Alvarado, tenía una promoción intensa en espectaculares, porque aspiraba a ser candidato a alcalde en Centro, y siendo todavía dirigente estatal del PRD aprovechaba cualquier foro para manifestar su interés en volver a estar en las boletas electorales, de pronto nadie lo ha visto, como que de pronto se hizo ojo de hormiga.
Candelario Pérez como diputado federal gestionó muchos recursos para municipios del Estado, de hecho acompaño a varios alcaldes a poner en marcha las obras realizadas, su presencia pues era estelar dentro del perredismo, sin embargo, parece que su buena estrella se apagó,
Desde que el 3 de noviembre del año pasado cuando fue destituido de la dirigencia estatal del PRD ha venido a menos. Los anuncios espectaculares fueron desapareciendo gradualmente, pese a que sigue siendo diputado federal, su presencia es mínima en eventos de su partido, incluso, luego de que aceptó que el candidato a alcalde fuera Jaime Mier y Terán, es cuando empezó a notarse su ausencia.
Se decía incluso que como premio de consolación le darían una candidatura a diputado local, no hubo nada de eso. Hay quienes dicen no lo dejaron pasar, otras versiones indican que al no inscribirse para una curul, desistió de entraren alguna negociación, para no quitarle ese espacio a quienes si lo hicieron desde un principio.
El caso es que Candelario Pérez anda extraviado, pese a que la nueva dirigencia perredista ha señalado que se trata de un activo importante dentro del partido, sin embargo, pareciera que nadie lo toma en cuenta, o de plano anda en rebeldía, por eso el motivo de su ausencia en los últimos días, algo que tiene preocupado a Jaime Mier, porque supuestamente el acuerdo pactado era de que lo respaldaría con su liderazgo y estructura para poder ganar la alcaldía de Centro, algo que se ve muy lejano en el panorama.
La realidad que vive Candelario es una. Todo el tiempo estuvo a la sombra de Juan Manuel Fócil, llegó a la dirigencia, al igual que la diputación federal, por el respaldo de su jefe político, y al venir el declive desde el momento en que les quitan el control del partido, ya no es lo mismo, y cada uno tenía que buscar salir adelante con sus propios medios y méritos.
Sin embargo, Pérez Alvarado no ha podido brillar con luz propia, nunca ha sobresalido sólo, pese a que en un momento de su desempeño como dirigente se lo propusieron, y ahora paga las consecuencias. Anda perdido de la escena política, lo más delicado es que esa popularidad que presumía era ficticia, porque muy pocos se acuerdan de él, y se hacen la pregunta, ¿Dónde andará?

E-mail: jorjes99@hotmail.com
Síganme en twitter @jorgedelacruz99