Seleccionar página

Reciben amas de casa y familias en general el “Curso de Nutrición de Enfermedades Sistemáticas” en el Centro de Desarrollo Comunitario Armenia, de la colonia Gaviotas Sur.

La Coordinación de Salud en conjunto con la Dirección de Desarrollo del Ayuntamiento de Centro, impartió esta mañana el “Curso de Nutrición de Enfermedades Sistemáticas” dirigido a las amas de casa y familia en general en el Centro de Desarrollo Comunitario Armenia de la colonia Gaviotas Sur.

Apoyados en material videográfico y especialistas en la materia, Feliciano Wong Ortiz, coordinador de Salud y Carlos Arturo Cabrales Aguilar, subdirector de Desarrollo municipal, expusieron el tema “Alimentos Transgénicos”, mitos y realidades, así como su impacto en la salud de la población.

En la sala de juntas, Wong Ortiz indicó que por instrucciones del alcalde Evaristo Hernández Cruz empezaron con el programa de difusión para conocer sobre cómo y qué es la nutrición, así como la prevención de enfermedades, ya que las causas de muertes de mexicanos actualmente es alta por diabetes y obesidad, cuando en 1950 y 1960 no acontecían estos casos y la población no moría de cáncer ni enfermedades cardio y cerebrovasculares.

“Tenemos que cambiar nuestros hábitos alimenticios para pasar de un México de ciudadanos enfermos que atiborran hospitales públicos y clínicas particulares, a un México de ciudadanos sanos. Hay que atender y aprender de las experiencias y seguir el ejemplo de naciones europeas que no enfrentan padecimientos tan terribles de hipertensión y enfermedades crónico degenerativas”, observó el titular de Salud.

En esta interacción con amas de casa, madres solteras y adultos mayores, el personal de Salud municipal alertó sobre los productos que contienen color, sabor, conservador artificial y los alimentos transgénicos, de las industrias alimenticias principalmente de Estados Unidos que las comercializan y enferman a los consumidores.

Los asistentes conocieron ¿qué son los transgénicos?, las principales empresas exportadoras e importadoras, el impacto social y ecológico, al igual que los mitos de que acabarían con el hambre del mundo, de proteger al medio ambiente, de ser redituables para agricultores, que protegen la biodiversidad y que son seguros para la salud, cuando es todo lo contrario.