Seleccionar página

Por Fernando Mayans Canabal

Apenas el último 3 de septiembre presenté mi informe de labores. Di cuenta y hechos de mi trabajo como representante de Tabasco en el Senado de la República. Aprovecho la ocasión para citar algunos datos, que siempre es bueno recordar. Hice mío, con la mayor seriedad, el mandato popular: poseo un registro completo de 312 asistencias a las sesiones de 2012 a 2017, salvo ocasiones de comisión oficial y reuniones de trabajo, plenamente justificadas. He participado en la máxima tribuna del Senado en 147 ocasiones desde que asumí el cargo. 

 

Me dicen quienes llevan las estadísticas que es un récord; sin embargo, lo verdaderamente importante es que todas esas intervenciones han sido siempre para pedir y exigir políticas de la mejor calidad y de mayor beneficio para México y mi estado natal, Tabasco. Y, agrego, he presentado dentro de la misma intención de servicio a nuestro país, un total de 258 propuestas, entre iniciativas, proposiciones con punto de acuerdo, exitativas, etc; es importante señalar que detrás de cada iniciativa, -por ejemplo- existe un trabajo previo, de estudio y escudriñamiento minucioso del tema y de sus detalles.
Reitero mi satisfacción por presidir la Comisión de Seguridad Social, desde la cual se logró organizar y llevar a cabo cada año la Semana de Seguridad Social, organizada por el Senado de la República, que enfoca su temática, en lo general, al rubro de las pensiones de los mexicanos. También participo en las Comisiones de Salud y Recursos Hidráulicos, cuyos rubros –hospitales y agua- nos atañen directamente.

 

Como hombre de servicio y profesional de la medicina me considero, sobre todo, un representante popular; los cargos en que he sido electo lo fueron por voto mayoritario, y mi lujo vital sigue siendo servir a Tabasco por vocación y convicción. Nada ni nadie me desviará de ese camino.